domingo, 19 de febrero de 2017

Al pie de la letra

Su marido le había insistido tanto en la necesidad de ello que aquella tarde no opuso resistencia y decidió acompañarle. Pero una vez allí no quiso bajar del coche.
-"¿Estás segura de querer quedarte aquí?", preguntó él.
Ella hizo un gesto afirmativo con la cabeza sin ni siquiera mirarle.
-"Está bien, como quieras...Vuelvo en un momento", contestó él con voz muy queda. Se estaba comportando como una chiquilla y le pareció extraño pero, con lo sensible que estaba, mejor no contradecirla.
Mientras ella esperaba allí sola dentro del vehículo,
empezó a recordar la cantidad de consejos que le había dado su padre en vida y lo bien que le había ido ponerlos en práctica, pero había algunos que siempre se le habían resistido, a la vez que le martilleaban la cabeza de un tiempo a esta parte: limpiar todos los pensamientos negativos que le rondaban por su loca cabecita, aclarar las confusas ideas respecto a su matrimonio y sacar más brillo a sus cualidades y habilidades para así poder seguir adelante en la vida sin tener que depender de nadie. 
Cuando él regresó, viendo que de ella no había ni rastro, con gran perturbación y nerviosismo se apresuró a sacar el coche del túnel de lavado.


38 comentarios:

  1. No entiendo mucho de microrrelatos pero éste me gusta y tiene un final sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Voló!...

    Me ha encantado tu microrrelato... mantiene la intriga hasta el final, un final abierto y... libre ;)))

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ay, Chelo, yo soy de las que me ponen el final en bandeja o no me entero.
    ¿Puede que esa limpieza real, la del coche, y la mental, la de la protagonista, se tradujo en una limpieza total de borrón y cuenta nueva?
    Chica, me has dejado descolocada. Hummm, te estás volviendo tú muy ladina. Me gusta ;)
    Besos, compañera.

    ResponderEliminar
  4. Me ha pasado lo mismo que a paloma, ese final tan limpio me ha dejado algo descolocado ¿Se trata de lo que ha comentado Kirke? pues eso entendí yo también.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Y desapareció, me imagino que se bajaría del coche antes del lavado. Un poco intriga si que tiene. Muy buen Chelo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A mi me pasa un tanto como Paloma, quiero pensar que salió huyendo de su matrimonio y de los consejos de su padre que tanto le atormentaba y por eso no estaba, pero tampoco lo tengo muy claro. Aún así no deja de ser un buen relato. un beso Chelo. TERE.

    ResponderEliminar
  7. Pues lo cierto es que tu final parece que nos deja elegir a los lectores, así que yo elegí que la prota volara hacía otros lugares mucho más felices para ella eligiendo desaparacer entre la espuma y los cepillos del lavacoches.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno, Chelo. Nos quedamos imaginando qué ha podido hacer y a dónde ha podido ir la chica. No hay nada como aclarar ideas confusas sobre cualquier cosa, pero sobre el matrimonio es necesario hacerlo cuanto antes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo espero que volviera y lo arreglaran. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. A dónde habrá ido? este micro relato da para muchas especulaciones, jeje. Besos

    ResponderEliminar
  11. Supongo que se fue la mujer. No sé si de la vida del hombre o de dónde él quería llevarla. Me pasa un poco como a Kirke, que me gusta que la acción me la pongan delante y luego las conclusiones sí las sacaría yo. Pero en un micro, por ser tan breve, el lector tiene que imaginarse el final. No soy aficionada a los microrrelatos pero este posee su punto de intriga e interés.
    Un beso, Chelo.

    ResponderEliminar
  12. Parece que el túnel de lavado sirvió para dejar reluciente algo más que el coche, je, je. Un micro con mucho contenido, Chelo, aunque debo decir que lo siento por el pobre marido que se quedó compuesto y sin esposa. Algo no estaría haciendo bien a ojos de ella, sin duda.

    Me encanta cuando nos cuentas historias con tu particular estilo y enfoque; siempre son originales, con trasfondo y dan que pensar.

    ¡Un beso grande y feliz comienzo de semana, linda!

    ResponderEliminar
  13. Ayyyyy qué bueno, me encanta. Y me ha recordado lo mucho que a mi hermana y a mí nos gustaba quedarnos en el coche mientras lo lavaban,precisamente hoy estuvimos recordándolo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Muy, muy bueno. Da para varias interpretaciones. Me gusta para guión de cortometraje.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  15. Vaya, vaya. Eso sí que es un lavado íntegro. Por fuera y por dentro, jaja.
    Muy buena historia. E intrigante, sin duda. ¿Qué habrá sido de ella?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado y me ha hecho reír también ese final con sorpresa. Seguro que habrá quedado muy limpia :-D

    ResponderEliminar
  17. O sea que la mujer doy esquinazo a su marido ¿no? el relato es tan corto y fino, que creo que no lo he pillado 😔
    Un besote!

    ResponderEliminar
  18. Chelo, parece que es como un acertijo. Yo me inclino a pensar que ella toma la decisión de no depender de nadie, como le había aconsejado su padre y abandona a su marido. Tal vez, cuando piensa en las tareas en el túnel de lavado, hace un paralelo con sus pensamientos y se anima: limpiar, aclarar, sacar más brillo.
    Un magnífico micro de suspense.
    Esperaré que la autora devele la incógnita.
    Un beso.
    Ariel

    ResponderEliminar
  19. Oye, pues espero que aparezca. Que la cantidad de denuncias que se llevan los pobres de los lavaderos por objetos perdidos es enorme :P

    ResponderEliminar
  20. Amigos, os confieso que no era mi intención plantear un enigma con el relato ya que para mí estaba clarísimo. Pero lo obvio para uno no siempre es tan obvio.

    Os cuento lo que pensé: ella accede a acompañar a su marido a un sitio que no digo cuál es.
    Yo suelo lavar mi coche en esos túneles de lavado en los que me gusta observar el proceso de: limpiar, aclarar y dar brillo de los cepillos y máquinas (no así quedarme dentro del coche, claro).
    Pero la protagonista se queda en el interior del mismo.
    Al visionar este proceso del que hablo 'refresca' los consejos que su padre le dio (ahora los pondré en negrita en el post para que quede más claro), decidiendo en ese preciso momento ponerlos en práctica. Por lo que cuando el marido vuelve al coche ella ya no está; le ha dejado sin más tras constatar la similitud entre lo que ven sus ojos y lo que venían escuchando sus oídos.

    Ariel , lo has 'clavado', y Julia C., Conxita, Josep Mª y Jane Jubilada , casi casi también.

    Muchas gracias por vuestras aportaciones:
    -mi tocaya Chelo
    -Milena
    -Kirke
    -Francisco
    -Mamen
    -Tere
    -Rosa
    -Susana
    -Marina
    -Ángeles
    -Marigem
    -Sara O.
    -Erika
    -Holden


    Me ha encantado que os hayáis aventurado a plantear vuestras hipótesis incluso mucho más allá de lo que yo había pensado, porque la verdad es que yo tampoco sé adónde fue la chica (◕‿-)

    ¡Besos a todos y cada uno de vosotros!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es lo que imaginé en un primer momento, pero no me veía yo a la protagonista saliendo del coche en pleno proceso de limpieza. más que nada porque los cepillos y los mecanismos en movimiento la hubieran dejado no limpia literalmente hablando sino herida de gravedad por contusiones y frotados, delicados con la chapa pero no con la piel femenina.
      Más besos.

      Eliminar
    2. Hombre, en pleno proceso de limpieza no salió del coche. Pero cuesta un segundo esfumarse desde que termina y él debía andar despistado porque ya no la vio.
      Desde luego, no solo limpia hubiera quedado ella de hacerlo como dices, jajaja

      Gracias por volver, amigo. Más besos

      Eliminar
    3. ¡Qué bueno Chelo! He acertado ¡Mi neurona se ha puesto muy contenta!
      Gracias de nuevo por regalarnos tu bonito micro!!!!
      Un beso.
      Ariel

      Eliminar
    4. Jajaja, Ariel, yo no soy de las que piensa que los hombres solo tenéis una neurona, que lo sepas.
      Gracias a ti por venir de nuevo y mostrarme tu alegría.
      Un besazo

      Eliminar
    5. Ahora sé por qué no entendí bien el final: yo nunca lavo el coche en un túnel de esos, y no tenía ni idea de que se pudiera salir de ahí dentro, jajaja.
      Gracias por la aclaración, Chelo.

      Eliminar
    6. Claro, claro, si es que a mí fue el túnel quien me inspiró (qué cosas...), pero te digo que me ha resultado divertido este tipo de entrada en que casi todo han sido especulaciones, partiendo de que a mí me parecía claro desde un principio.

      Gracias por venir de nuevo, Kirke, siempre me alegra verte.
      Un beso

      Eliminar
  21. Hellooooo ;)
    Yo entendí que basándose en los consejos que le dio su padre, decidió dejarse llevar por su corazón y hacer realmente lo que le pedía.
    Los túneles de lavado dan mucho para reflexionar guapi, y tu micro también....jjjjj
    Me ha enganchado la valentía con la que toma una decisión tan difícil y la lleva a cabo... uffff
    Feliz jueves my friend ;D
    Besotessss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, Gema, como reza el título del post decidió seguir esos consejos al pie de la letra.
      También considero que hace falta valentía para romper con determinadas cosas, y que las cosas se hacen de otra manera, pero como en la ficción todo es posible...pues de ahí ese abandono tan "exprés" como algunos programas de lavado ;-)

      Muchas gracias por tu comentario, pretty.
      ¡Un beso enorme y que tengas un feliz jueves también!

      Eliminar
  22. Muy bueno Chelo, y yo estoy contigo, que no hay que dejar las cosas tan "limpias", borrón y cristal limpio de nuevo y a otra cosa mariposa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Eme, a veces más vale hacer "borrón y cristales limpios" (como dices) que continuar por simple inercia con unos sucios o empañados.
      Muchas gracias por tu comentario, ¡un besazo!

      Eliminar
  23. Me ha encantado micro-relato Chelo, pero mi duda es, ¿tendría un amante oculto y fue la mejor manera de desaparecer? ¿Cual sería la reacción del marido ante lo ocurrido?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buenas preguntas, Conchi. Como dije, no me planteé más, pero te voy a ofrecer algunas respuestas: yo no creo que tuviera un amante oculto, lo que tenía "ocultas" eran muchas dudas (como su padre le hacía ver), quizás por el desgaste que había sufrido su matrimonio o por lo que fuera.
      Y en cuanto a la reacción del marido, pues perplejidad total porque, a pesar de encontrarla más sensible,no sospechaba nada en absoluto y no es normal desaparecer sin más.

      Gracias por tu comentario y tus dudas ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  24. ¡Me ha encantado, Chelo! Me parece una genialidad que desaparezca justo en el túnel de lavado y creo que se entiende todo a la perfección. ¡Gracias por publicarlo y enriquecernos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti, Desbordamientos. Se pueden hacer tantos paralelismos en la vida entre las cosas que se sienten y las que miramos día a día (sin realmente ver, a veces), que hasta un túnel de lavado puede ser inspirador ;-)
      Un beso, ¡buen finde!

      Eliminar
  25. Chelo, el relato está bueno, y no hay problema en que plantees un enigma en torno a él. Incluso no hay problema en que ni tú misma sepas dónde se fue (ni cómo se fue) la mujer. Que cada uno se forme su propia opinión es lo que le otorga riqueza a la literatura. No seas tan amables con los lectores, hay que sacudirles las certezas de vez en cuando, ponerlos en aprietos, sacarlos de su zona de confort. Al lector le gusta eso; puede que sea de las pocas cosas emocionantes en la vida de un lector jaja

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la primera vez que compruebo en mi blog tu aplastante sinceridad para conmigo, Julio D., ¡¡¡¡y me encanta!!!!

      Te la agradezco de la misma manera que te agradecería una crítica tipo: menuda birria de relato (aunque sé que tienes mucho tacto y lo hubieras dicho con otras palabras. Porque esta cosas ayudan, sin duda.

      Pero si digo que me encanta tu comentario es por lo de que dices de que, una vez que el texto sale de nuestras manos, la diversidad de interpretaciones y opiniones es lo que lo enriquece; creo que tienes mucha razón al decirlo.

      Intentaré poner al lector en más aprietos, a ver si lo consigo, ¡ah! y me sonrojas con lo de amable.

      Gracias, amigo.

      ¡Un besazo!

      Eliminar
  26. "Limpiar, aclarar y sacarle más brillo" Mira por donde el quedarse dentro del coche y ver el procedimiento de limpieza, se hizo la suya propia y tomó una decisión.

    ¡Qué ingenioso, Chelo!
    Me ha encantado el desarrollo que has ido haciendo y en pocas palabras una vida nueva.
    Un beso enorme, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces basta ver o escuchar algo para reaccionar ante lo que está ahí latente y no nos atrevemos a 'despertar'.
      Muchas gracias, querida Mila, no sabes cuánto me alegra verte por mi 'casa'.
      Un beso muy fuerte.

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥