lunes, 15 de enero de 2018

"Pastel de pera con lavanda"


Para compensar la última entrada tan amarga, hoy vengo con una propuesta diferente y bien dulce. 

Se trata de una comedia romántica francesa realizada por Éric Besnard y estrenada en 2015, rodada en el idílico paisaje de la Provenza francesa que, con sus maravillosos campos teñidos de morado por las flores de lavanda, se convierte en perfecto escenario de un romance bastante sui géneris, entre la estrella francesa Virginie Efira Louise (Louise Legrand) que interpreta a una atractiva viuda con dos hijos y con graves dificultades para sostener el negocio que dirigía su marido consistente en árboles perales y campos de lavanda, y Benjamin Lavernhe (Pierre), acogido por un librero (Hervé Pierre, que interpreta a Jules), que lo trata como un hijo ya que su madre murió. 

Jules y Pierre

Otros personajes son Lucie Fagedet (Emma, la hija de Louise) y Léo Lorléac'h (Félix, hijo de Louise).

Como he podido leer al interesarme por la película, "el cine de Hollywood en los años 80 con la película "Rain Man" (1988) difunde una imagen del aspecto autista pero no es hasta el año 1994 que se incluye la categoría de Síndrome de Asperger dentro del Trastorno del Espectro Autista".

La película trata con muchísimo tacto este trastorno mental, el Síndrome de Asperger, el mismo que confiere a Pierre su particular personalidad.
Pierre y Félix
Destacan sobre todo sus virtudes: una increíble inteligencia, su rapidez mental para solventar problemas, la capacidad de observación, que es tremendamente sensible, su sinceridad máxima, la total falta de materialismo y que demuestra preocupación hacia el entorno familiar de Louise.

Él no le podrá ofrecer nada más que su particular presencia y ella necesita alguien que le ayude con las cuentas, por lo que se traba entre ellos una relación que dista mucho de ser la típica historia de amor, pero lo cierto es que ambos se complementan.

  • Louise (a Pierre“No puedes aparecer en la vida de la gente sin más. No puedes quedarte, ni me conoces”.

  • Pierre (a Louise) “Sí te conozco. Eres testaruda, caótica, frágil… preciosa”.
    Louise y Pierre
Por lo demás, viendo la película es difícil resistirse, además de a los sugerentes paisajes de la Provenza, a los dulces recién horneados por Louise.

Louis y Pierre
    • Louise (a Jules, el librero): Pierre es diferente, ¿no?”.
    • Jules: “Es honesto, fiel, no le desea el mal a nadie…por supuesto que es diferente. No es como la mayoría. Y cuando alguien le gusta… pellizca. Pierre vive las cosas mucho más intensamente que tú y que yo".

    La película ha batido récords en taquilla en Alemania con más de 500.000 espectadores.

    Yo dedico este post a M., una niña tan dulce como los pasteles de Louise, alumna del instituto en el que trabajo y que tiene ese problemita además de un auténtico y desinteresado aprecio por mí, consiguiendo, cómo no, que yo lo tenga también por ella. 


    M.
     Al principio venía todos los días a verme pero sus educadoras se lo prohibieron justificando, como es lógico, que debe relacionarse con l@s demás niñ@s y que no estaría bien que tod@s los alumn@s hicieran lo mismo. 

    Ahora sólo le permiten venir a verme los viernes antes de marcharse a casa y cuando haya algún evento especial, y me cuentan (cosa que a mí me pone muy contenta) que ella espera ansiosa que llegue este día de la semana.

    Yo, cuando asoma la cabecita por la puerta de mi despacho, le dibujo con mi mano derecha una sonrisa en mi cara (-porque siempre le digo que tiene que sonreír más-) y ella, automáticamente, lo hace. Le doy un abrazo y se me acurruca como si fuera un cachorrito, ¡es todo ternura!.

    Aunque sé que ella maneja internet no le voy a hablar de la existencia de este post, que aquí queda. 

    Conozco a sus padres y me consta que tiene todo lo que necesita y más; sobre todo, mucho amor que se gana a pulso día a día ya que es todo corazón.

    miércoles, 10 de enero de 2018

    "Fe de etarras"

    ¡Hola amig@s! 

    Aquí estoy de nuevo tras el parón de las vacaciones navideñas. 
    He visto muchas películas durante las mismas pero tan solo reseñaré las que, por un motivo u otro, más me han llamado la atención.

    Empiezo con ésta:


    En 2009, tras el estreno de "Pagafantas" Borja Cobeaga (-guionista de "Ocho apellidos vascos"-) empezó a pensar en llevar a cabo esta comedia pero el tema de ETA aún suscitaba recelos.

    Se estrenó el 12 de octubre en la plataforma audiovisual Netflix.
    "No era fácil hacer humor sobre ETA, pero el contexto ha cambiado desde que la banda no está activa y lo que antes era provocador, ahora se lleva mejor", ha señalado el director.
    "Si es creíble no resultará ofensiva, porque no hay intención de parodia", añadió.

    Cabe comenta
    r que en su día se suscitó polémica por el cartel utilizado en la campaña de promoción, pues lo colgaron en un edificio de San Sebastián y la Asociación de Víctimas del Terrorismo creyó que era "de mal gusto al considerar que suponia una humillación para los afectados por los atentados de ETA". 
    El caso fue finalmente archivado por la fiscalía tras comprobar que el anuncio no podía ser catalogado como un delito de humillación para las víctimas del terrorismo etarra. 

    Los protagonistas son: Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa.

    Los cuatro forman un pintoresco comando etarra en una pequeña capital de provincias española que, en el verano de 2010, viven atrincherados en un piso franco a la espera de recibir una llamada para pasar a cometer un atentado. Todo ello mientras el equipo de fútbol español, la Roja, acumula triunfos en el Mundial de fútbol. 

    Hasta que esa llamada se produce les suceden todo tipo de cosas surrealistas, como que un vecino les invite a ver la final en su casa o que una vecina les pida reformas en su piso ya que le hicieron saber que se dedicaban a ello.

    Se trata simplemente una entretenida película de humor negro, con personajes divertidos, y en la que resulta ocurrente el juego de alteración de las letras del título de la misma con las que figuran en la frase de abajo.


    lunes, 18 de diciembre de 2017

    Llevando la contraria


     Si sales, que no sea de una vida, sino al encuentro.

     
    Si asumes algo, que sea un riesgo y no una culpa.
    Si avisas, que no sea para traicionar.  
    Si te das un baño, que sea de espuma, no de multitudes.
    Si das un soplo, que sea de aire fresco.
    Si cantas, que sea una canción de cuna, no las cuarenta.
    Si caes, que no sea en el olvido, sino en la cuenta.
    Si chocas, que sean esos cinco. 
    Si brillas, que no sea por la ausencia.
    Si bebes, que sean los vientos por alguien, no de la propia medicina.

    Si te mueres que no sea de una enfermedad, sino que sea por sus huesitos.  
    Si das una apariencia, que no sea engañosa.
    Si regalas, que no sean los oídos. 
    Si te ahogas que sea con un vaso de agua.
    Si rompes algo, que sean barreras o moldes.
    Si restas, que sea importancia, y si sumas, que sean adeptos. 
    Si das señales que no sean de humo.
     

    Y si sirves, que sea de ejemplo.


    ^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^.^





    sábado, 9 de diciembre de 2017

    "El buen nombre"


    Esta es la 13ª entrega de la Sección Alalimón.


    "El buen nombre" es una película dirigida en el 2006 por Mira Nair, quien, como directora, ha recibido premios a lo largo de su carrera en múltiples festivales, incluso en Cannes. De ella cabe destacar que en sus comienzos intervino como actriz amateur en distintas representaciones teatrales en la ciudad de Nueva Delhi.

    Ashmina
    La película está basada en la novela best-seller de Jhumpa Lahiri, y aquí os dejo el enlace a la reseña de Kirke, de "Leer, el remedio del alma". 
    El argumento viene a plasmar lo que cuesta encajar la cultura hindú con la cultura occidental a Ashima, una guapa cantante de música clásica que luce un pequeño círculo rojo en su frente, símbolo de la vida en su país.

    Es a finales de los setenta cuando acepta como pareja a Ashoke Ganguliun estudiante de un doctorado de literatura en la ciudad, convertido posteriormente en ingeniero.
    El encuentro fue decidido por los padres de ambos al estilo indio, formando así una pareja bengalí que decide instalarse definitivamente en  Nueva York porque creen que allí les espera un futuro mejor a los hijos que puedan tener.  
    "Es la tierra de las oportunidades", se dicen.  Pero Ashima, inicialmente, no se adapta.
    Ya durante su ceremonia nupcial, su abuela le dice unas palabras que reflejan la unión entre dos mundos: "Adopta lo nuevo y no olvides lo viejo”.

    El actor que da vida al personaje de Ashoke,
    Ashoke
    es una conocida estrella de cine hindú, Irrfan Khan. Como dato interesante diré que la directora descubrió a este actor a la edad de dieciocho años, cuando le asignó un pequeño papel en su película "Salaam Bombay" de 1988.

    La vida de Ashoke Ganguli dará un giro a raíz de un accidente en el que casi llega a perder la vida en el tren en el que viaja para visitar a su abuelo en Jamshedpur, al este de la India.
    Es en ese tren donde un viajero le dice "toma tu almohada y una manta y vete a ver mundo, no te arrepentirás”, frase que se quedará impresa en su mente como una señal del destino y que, en su momento, hará saber a su hijo.
    Durante el trayecto del viaje lee el relato "El capote" (-incluido en el libro titulado "Las obras completas y cuentos"-) del escritor ruso Nikolái Vasílievich Gógol, y es en honor a este escritor del siglo XIX que decide poner el nombre de Gógol al hijo que luego tuvo.
    El personaje de Gógol está interpretado por el actor norteamericano, natural de Nueva Jersey y de ascendencia hindú, Kal Penn
    Posteriormente, el matrimonio también tendrá una hija llamada Sonia.

    Gógol acaba convirtiéndose en un joven en busca de su propia identidad pues odia su nombre, al no ser hindú ni tampoco norteamericano, por lo que prefiere que le llamen Nick. Cuando realmente se plantea cambiarse de nombre, su padre comenta: “Todo es posible en América”. 
    07.jpg
    Ashmina, Gogol y Maxime
    Pero Gógol tiene dudas y le pregunta a su padre: "¿Baba, es eso (-el accidente-) lo que recuerdas cuando piensas en mí?" y su padre responde: “Tú me recuerdas lo que siguió entonces; ha sido un regalo, Gógol”.

    Se enamorará de una rubia americana, Maxime, que no encaja en la familia por el importante choque cultural (-ella le llega a decir: “Es como si ni siquiera te conociese”-). Terminará su relación con ella al pactarse una unión de conveniencia con una prima, Moushumi, que aspira a vivir intensamente y no como una tradicional esposa bengalí, llegándole a decir en un momento dado:  “¡Quizá no baste que ambos seamos bengalíes!”
    10.jpg

    Cuando Gógol se da cuenta de la importancia que su nombre tenía para su progenitor, su madre le dice lo siguiente: “La casualidad no existe, Baba te ha enseñado el camino”.

    Según he podido leer, la directora, Mira Nair, "contempló la ciudad donde se rodó la película a través de dos lentes diferentes: primero, a través de los sorprendidos ojos de Ashima como inmigrante recién llegada, y luego por medio de los juveniles ojos de Gógol, propios de un joven americano ante quien se despliega un paisaje increíblemente cosmopolita".

    En resumidas cuentas, la película exalta lo mejor de las tradiciones indias, especialmente el respeto mutuo entre padres e hijos, la religiosidad, los prejuicios étnicos, el amor entre diferentes culturas y los problemas de adaptación que ello conlleva,  todo ello con una preciosa música tradicional hindú de fondo.

    Me resultó preciosa y muy llena de significado la escena en que Ashima, antes de conocer a Ashoke, se calza los zapatos de éste en el vestíbulo de su casa (-como presagio de la vida que le esperaba-), así como la llegada de la familia al sobrecogedor Taj Mahal, uno de los monumentos más famosos y queridos del planeta, conocido como una de las Maravillas del Mundo.
    Cabe destacar que la producción de la película sólo pudo arrancar un permiso de filmación para un solo día de rodaje, ¡uno solo!.

    Para terminar diré que al final el protagonista lee la dedicatoria que su padre escribió en el libro que le regaló y que decía lo siguiente: 
    “Para Gógol Ganguli, por el hombre que te dio su nombre, del hombre que te dio tu nombre”

    Pero verdaderamente, algo en lo que muchos creemos, es en lo que dijo el abuelo de Ashoke cuando éste era joven: "los libros te permiten viajar sin desplazarte un centímetro.

     

     

    lunes, 27 de noviembre de 2017

    No alabarás los bienes propios


    ¿Que el café de la cantina de tu sitio de trabajo te parece una auténtica birria y tú tienes una cafetera personal? ¡No se te ocurra comentarlo! Al cabo de unos días te aparecerá alguien preguntándote, no ya si puedes invitarle a un café (que lo harías encantado) sino diciendo: "oye, ¿me dejas utilizar tu cafetera?".
    ¿Que tu despacho es un lugar tranquilo, espacioso, con una silla cómoda recién comprada, y un solecito que se asoma a vueltas del mediodía? ¡Ni mentarlo! Aparecerán 'okupas' de más peso que tú y acabarás siendo desalojado por ellos.
    ¿Que sueles hacer un viaje perfectamente organizado, en unas fechas concretas y te resulta fenomenal de precio? ¡Terminantemente prohibido alardear de ello! En seguida salta alguien con lo de "al año que viene me avisas y yo también iré".
    Como puede que no te guste que estén manejando tu cafetera a todas horas, o que el desalojo te suponga un gran fastidio personal, o simplemente no te apetezca viajar con alguien conocido pegado al cogote, mejor te callas, que sabido es que "en boca cerrada no entran moscas" y que la gente es muy caprichosa con lo que ve y descaradamente osada cuando pide.
    Pensándolo bien, no sé por qué escribo esto ya que puede que esté dando pistas a algunos amantes del café, de espacios ajenos o de darse una vuelta por el mundo.
    Me voy, pues, sin decir a nadie que presento este escrito a un concurso, no sea que me salgan competidores.
     
     
     

    martes, 21 de noviembre de 2017

    5º aniversario del blog



    Hace un año os dije, en un post titulado Sorpresa, que "todos y cada uno sois una pieza fundamental en el puzzle que constituye mi blog". 
    Quiero, pues, compartir con vosotros la alegría que me produce deciros que  h o y     c u m p l e     y a      5      a ñ o s.


    Os voy a contar qué ha pasado en este último año:

    Aunque el objetivo principal de esta bitácora es el que es, sabéis que me gusta tomar también otros derroteros como la reseña de algunos de los libros que leo.
    Como muestra destaco dos de ellos:
    -Uno, porque me encantó: "La suma de los días" de Isabel Allende, donde deja claro que la vida es un "proceso desordenado, rápido y lleno de imprevistos", y al final resulta que sólo hemos vivido aquéllo que podemos evocar.
    -Y el otro es "La felicidad es un té contigo", de Mamen Sánchez, porque fue un regalo de mi querida amiga Rosa Berros. De esta autora me quedo con la frase: "Las mujeres, al contrario que los hombres, son capaces de hablar durante horas de un problema sin tratar de encontrarle solución. Sin planear el próximo movimiento".

    Para movimiento, películas. Y éstas son las que he reseñado este año:
    -Dentro de la sección Alalimón que comparto con mi querida compañera y amiga Kirke, hice una edición especial reseñando "Un monstruo viene a verme". Digo que fue especial porque ella había leído y reseñado el libro con anterioridad. Me quedé con el siguiente mensaje de la película: "Si dices la verdad, podrás enfrentarte a todo lo que venga".
    -Ya juntas publicamos  "El secreto de sus ojos", que tanto ella como yo dedicamos a nuestro también querido amigo común  Francisco Moroz por habernos sugerido el título. Como allí os decía "encierra un secreto que solo podéis descubrir viéndola".
    -Viendo precisamente  "Las vírgenes suicidas", que también reseñamos conjuntamente, me vino a la mente la siguiente frase de Neruda que seguramente conoceréis: "si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida".
    -Fuera ya de la sección Alalimón, reseñé en un post estas dos películas: "Tarde para la ira" y "Que Dios nos perdone". Allí fue donde transcribí, dado el contenido de ambas, la frase de Isaac Asimov"La violencia es el último recurso del incompetente".
    -Poco de incompetente tenía una mujer que fue capaz de ejercer poder sobre sus vecinos a través de la ropa, la protagonista de "La modista" que también reseñé, cuya directora afirmó: "El amor es un factor crucial para la paz interior de cada uno".
    -Y mucho amor hay en "Lo que de verdad importa" pues su director, Paco Arango, se propuso con esta película "que niños españoles con cáncer puedan disfrutar de una semana alejados de hospitales".


    Ana
    Fue esta terrible enfermedad la que se llevó a mi dulce amiga y compañera de trabajo Anita, a quien escribí un panegírico y a la que sigo echando de menos en la cotidianeidad de todos los días en mi centro de trabajo.
    Lo mismo hice con nuestra amiga virtual Gema Avefénix. Me enteré de que había fallecido por una entrada que publicó su marido y que me entristeció sobremanera. Era pura vitamina humana como dije en su día.

    Y es que "la vida es un pequeño espacio de luz entre dos nostalgias, lo que no has vivido y lo que no vas a poder vivir". Es la frase que no puedo dejar de rescatar para esta ocasión y que transcribí en un post acerca de la sensacional charla a la que asistí de Rosa Montero sobre su libro "La carne".
    Laura Rojas-Marcos
    Tampoco me perdí otra charla-coloquio sobre la culpa que ofreció la psicoterapeta Laura Rojas-Marcos. Acabó la misma diciendo"Todo lo que nos guardamos dentro hay que procesarlo porque lo que se queda en la cabeza o en el corazón, por algún lado acaba saliendo". 

    Guardados y pendientes de publicar tenía, por cierto, unos premios, y acabaron saliendo. Entre las preguntas que tuve que contestar (condición implícita al premio) dije que entre mis aficiones favoritas estaban "besuquear a mis sobrinos, caminar y mi blog"y como curiosidades sobre mí dije que "no me gusta depender de nadie ni pedir favores". Se me hicieron muchas preguntas también, de las que he seleccionado estas dos:
    -"¿Qué sientes cuando te leen y te dejan un comentario?. Respondí: "Una mezcla de intriga, emoción y agradecimiento".
    -¿Qué esperas, o te gustaría encontrar, en los blogs que visitas?. Contesté: "Ya he encontrado más de lo que pretendía, así que no espero nada nuevo sino mantener lo que tengo".

    Si algo tengo claro es que una forma de mantenerlo es participando en lo que algunas cabecitas pensantes proponen, por lo que seguí el reto llamado Tres días, tres citas que, como confesé, adapté a mi gusto escribiendo citas de películas. De entre las que puse en su día, me quedo con la siguiente de "Siete almas":
    - "¿Por qué yo? ¿Por qué haces esto por mí? (personaje secundario)
    - Porque eres una buena persona..., incluso cuando crees que nadie te está mirando". (Ben Thomas, interpretado por Will Smith).
    Asímismo, participé en un concurso de la Comunidad "Escribiendo que es gerundio" (creada por dos queridos y sensacionales blogueros: Julia C. y Francisco Moroz), en la sección "Los refranes de tu vida", con un relato titulado "A enemigo que huye, puente de plata" donde quedó patente que mejor no mentar a los hijos de otro, así como también en la sección "Alrededor de un tema", con el relato "Despecho" donde nada es lo que parece.
    Montaje de Eme en su blog
    En otra iniciativa que tuvo mi estimada compañera bloguera Eme, conté mi primer viaje a Madrid y ella me dijo, con esa originalidad que la caracteriza: "si yo tuviera que jugar a comer manzanas con las manos atadas buscaría a Chelo".
    Y no atadas sino encadenadas tenía por nombre otra iniciativa que continué, que trataba de lecturas. 
    En esta ocasión me la propuso Rosa Berros. Tenía nada menos que leer un libro que empezara por "GA", pero...¿qué hizo una servidora?. Pues acoplarse nuevamente las normas y ver una película, "El gato desaparece", un thriller psicológico del que hice reseña. Como os dije, al día siguiente de ver la película me encontré un gato en mi portal, le hice una foto para el post y la foto la perdí (o también desapareció, no sé). Suena a broma del destino, pero no lo es.

    Lo que no fue broma sino un "jugar al despiste" fue el post "Sin ti", declarando a los cuatro vientos que rompía con ÉL, consciente de que volvería a buscarme cuando terminara el verano. Me refería al otoño, claro.

    Llegó Navidad y el final del 2016, y os deseé "un nuevo año en el que mantener (o recuperar) la alegría, candidez e ilusión del niño que llevamos dentro". Y fue ya en 2017 cuando me convertí en interiorista por un día y os dí unos consejos para un hogar feliz, entre los que figuraban "dejar en la mesilla de noche una cajita donde guardar los sueños".

    Por San Valentín rescaté una poesía que escribí hace muchísimos años en la que osé indicar cómo llegar al corazón de alguien. 

    Y, de corazón, dediqué algunos posts:
    -Uno a mi queridísimo sobrino Miquel, de 2 años, porque una nena le tocó el suyo (además de su carita), dejando yo patente en el post que el amor no tiene edad. 
    -Otro a mi madre, esa mujer que cocinaba conmigo en brazos, que dijo que Machín escribió una canción para mí y que me dijo que mi nariz de niña era como la suya para hacerme feliz. Hace tiempo que os enseñé los cuadros que pinta con sus manos de plata, y es que, hablando de manos, dediqué un post al poder que tienen las mismas, desde las del policía que te ordena detenerte hasta aquellas que furtivamente en ocasiones acaban enlazándose con las nuestras.
    -También dediqué una entrada a alguien muy plasta, alguien enorme llamado Don Pensamiento Recurrente al que intento dar esquinazo cada vez que hace amago de aparición.
    -Otro post fue para un querido amigo mío, profesor de Lengua Castellana, con el que hubiera pecado de desagradecida SI NO le hago una dedicatoria aplicando una regla gramatical que tuvo a bien enseñarme con infinita paciencia.
    -Incluso tuvo su dedicatoria el silencio, del que quise recopilar sus clases, y a las que podría añadir el 'silencio bloguero'.

    Lago Ness
    Ese silencio bloguero fue el que reinó en mi blog al marcharme de viaje, porque si recordáis estuve una semana con amig@s, en uno organizado, en las Highlands (Escocia), haciendo la correspondiente crónica. 
    Igualmente vino más silencio con la llegada de mis vacaciones al tomarme un respiro, alegando excusas del tipo: tener que acompañar a Patri (mi sobrina pequeña) en su cuaderno de vacaciones, tomar cañitas con los amigos o hacer barbacoas en familia. Fue con ésta, con la familia, con quien viajé esta vez por el norte de España (Cantabria, parte de Asturias y Bilbao), siendo esto lo que os conté al retomar el blog, además de enseñaros "mis obras de arte", en especial La Venus de Milos, a la que me atreví a llamar mi "obra maestra".

    Otro atrevimiento mío fue un microrelato en el que, metafóricamente, abrí los ojos a la protagonista en cuanto a su relación tras quedarse dentro del coche en un túnel de lavado.

    Pero si verdaderamente hay algo que te hace abrir los ojos son las críticas. Y a ellas me sometí por propia voluntad, en el blog "La isla de los Blogs" donde se me hizo una mención especial en la que se decía que algunas personas habían votado el mío por (-copio literalmente-): "Una sección llamada Alalimón que tiene con otra bloguera respecto a libros que se han llevado al cine. Chelo habla de la película y la otra del libro"  (es por ello que dediqué un post a Kirke Libris, porque ella es esa "otra persona").
    Allí fue donde (entre otras cosas menos bonitas pero igualmente dichas con respeto y cariño) se afirmaba literalmente:

     "Chelo ha conseguido una comunidad de amigos,
    más que de lectores".

    Y aquí quería yo llegar después de todo lo dicho porque, efectivamente, esos sois vosotros, 
    ¡tú que estás leyendo esto ahora mismo! 

    Por entonces los seguidores erais 136 y hoy 157.

    Así, puntada tras puntada, -al igual que esa modista a la que antes aludía al hablar de la película-, además de coser reseñas de películas y libros, hacer algún repunte con micros, tricotar alguna poesía, hilvanar dedicatorias, poner algún ribete a mis viajes y dejar entre alfileres la posibilidad de participar en concursos, he bordado lazos de amistad con todos vosotros usando hilos de confianza, entusiasmo y, sobre todo, ilusión.

    Por todo ello, os regalo esta tarjeta postal a todos y cada uno de vosotros:






    *Las palabras o frases en color rojo contienen los enlaces a los respectivos posts.