jueves, 21 de marzo de 2019

"El autor"



Esta es la 16ª entrega de la Sección Alalimón.


"El autor" es una coproducción española-mexicana de 2017, dirigida por Manuel Martin Cuenca. Está basada en la novela corta de Javier Cercas, publicada en 1987, titulada El móvil.
Aquí os dejo la reseña de Kirke.

Con una duración de 112 minutos, empieza con una canción de José Luis Perales, cuya voz reconocí de inmediato, que dice así:
"A veces uno siente soledad estando acompañado, y escucha una palabra sin valor, y nace una sonrisa sin verdad".
Es este el preludio de una trama que habla del proceso de creación intelectual, ese proceso que nos tiene atrapados a casi todos los que aquí estamos.

El reparto co
rre, entre otros, a cargo de: 
Álvaro, Juan y Amanda
-Javier Gutiérrez, que se pone en la piel de Álvaro, protagonista principal. 
De simple empleado en una Notaría quiere llegar a ser escritor.
Su interpretación ha sido reconocida, como puede verse en la larga lista de premios que fueron concedidos a la película:
  • 2017: Premios Goya: Mejor actor (Javier Gutiérrez) y actriz secundaria (Adelfa Calvo). 9 nominaciones
  • 2017: Festival de Toronto (TIFF): Premio FIPRESCI
  • 2017: Festival de San Sebastián: Sección oficial
  • 2017: Premios Feroz: Mejor actor (Javier Gutiérrez) y actriz secundaria (Adelfa Calvo). 8 nominaciones.
  • 2018: Premios Fénix: Nominada a mejor actor (Javier Gutiérrez).
  • 2018: Premios Platino: Nominada a mejor actor (Javier Gutiérrez).
  • Premio Forqué al mejor largometraje de ficción.
-Antonio de la Torre, que interpreta a Juan, su maestro de escritura. Un profesor singular, tanto como la escena en la que aparece degustando unas gambas.

-Adelfa Calvo, que da vida a la portera, Doña Lola, una mujer a la que no han sabido querer e insatisfecha en todos los aspectos de su vida, y que cae en la "encerrona" de Álvaro.
A propósito de ella diré que en una entrevista que se le hizo en Diario Sur afirma que este papel ha sido, sin lugar a dudas, el mayor reto de su carrera, un film donde se desnuda (literalmente añado yo) en cuerpo y alma:
"A partir de ahora me considero una mujer de 55 años muy valiente. Es un homenaje a las mujeres que ya han cumplido más de 50 para que se arriesguen en la vida. Cada vez que abres los ojos es una oportunidad para enamorarte, disfrutar del sexo, disfrutar de la vida, reírte (...). Hay que aceptar que todo el mundo no es 90-60-90, que hay mujeres maravillosas y hermosas que se pasan de su talla y tienen igualmente un sentir. Yo no aspiro a un papel protagonista, quiero ser una maravillosa actriz de reparto".
En palabras del director: "Doña Lola se entrega a los brazos de un canalla moral que comete la canallada moral más terrible, que es hacerla creer que es amada" .
Comenta también que, desde el principio, le decía: "Tú eres mi Madame Bovary".

-María León, en el papel de Amanda García Cabo, la mujer de Álvaro. Me descolocó (tanto como a Álvaro), el juego que se traen Juan (el profesor) y ella.

La película fue rodada en diferentes localizaciones de Sevilla y, centrándonos ya en el argumento, contaré que Álvaro está obsesionado con escribir un libro y se siente a la sombra de su mujer, Amanda, quien acaba de publicar una de esas novelas que causan furor: "El secreto de los hombres". 
Ella es galardonada en un acto en el que él hace acto de presencia con retraso, y tiene que escuchar de su boca y en público:
"Gracias, Álvaro, por tu esfuerzo y...gracias por llegar". Aquí ya se intuye que entre ellos hay una ligera tensión.

"Si no tienes talento para escribir, no escribas", le llega a decir más tarde.

Se separan después de un desagradable incidente que no quiero desvelar y es entonces cuando empieza su particular guerra de egos sobre quién es mejor escritor.

Como él carece de imaginación y de estilo, acude a unos talleres de escritura donde recibe una despiadada crítica por parte de su profesor:
"¡Cuénteme usted cómo se come un filete, cómo me odia! (...). La inspiración está en la vida. Si usted se quiere inspirar ¡viva, coño, viva, sienta, escuche, que le pase algo, cojones! ¡Cuénteme algo que tenga un poquito de verdad!".

Pero eso es precisamente lo que necesita Álvaro, la verdad, y como el profesor le insta a que encuentre su propia voz, comienza a relacionarse con los nuevos vecinos del inmueble al que se va a vivir. Por cierto, hay que decir que en la película están muy bien ambientadas las estancias de todos los personajes, acordes con su personalidad.

Álvaro y Doña Lola
Empieza nutriéndose de toda la información que le ofrece, sobre todo, la portera del edificio, Doña Lola.
Ella le dice que lo que más le gusta de los hombres es las piernas y como se ve en la imagen,  él utiliza sus encantos para sonsacarla. 
"Me he perdido tanto que ahora me quedan los derechos de tenerlo todo (...) Eres un personaje tremendo", le dice.


Enrique e Irene, los vecinos
Y tan tremendo que es Álvaro. Hasta hace esquemas en una pizarra  a la que traslada los hechos de la calle, empezando a grabar las discusiones entre sus vecinos de rellano mexicanos, Enrique e Irene, cuyas conversaciones en la cocina puede escuchar desde su baño. Les llega a manipular como si de personajes de sus escritos se tratara.
Por cierto, las sombras chinescas en el patio de luces dan un toque original a la película.

El profesor le dice al cabo de unos días: "Vivir, mirar, escuchar...Siga así".
Juan, el profesor
Pero como Álvaro anda continuamente pisándole los talones para preguntarle su parecer, le responde aquél en una de las copiosas comidas a las que le invita:
"Si te gusta escribir, cantar, bailar,...¿en qué te ayuda saber si eres bueno o no? El gusto personal no te lo quita nadie, por eso te gastas la pasta en talleres. Otra cosa es lo que vendas, o si te dan un Nobel. ¡Que escribas el puto libro y que te dejes de hostias".
Álvaro
Por qué Álvaro escribe, a veces, desnudo es algo que tampoco voy a destripar. A propósito de ello, la crítica que hizo en su día el Diario El Periódico me pareció muy acertada: "El relato es a veces tan desnudo como ese decorado aséptico, de paredes blancas y sin apenas mobiliario".

Como dijo el director, Martín Cuenca, "lo que importa no es saber si Álvaro se ha convertido en un gran escritor o no, lo que importa es su esfuerzo, su obsesión por levantar la palabra y materializarla”. 
En una entrevista que le hicieron en 2017 en ABC añadió dos cosas importantes: que lo que más le gustó de la novela de Cercas fue la ironía, y que el proceso de obsesión y de entrega del necio es igual que el del genio.
"Vivir, escribir aunque seas un necio, rodar películas aunque te quedes mal, es hermoso, y es la vida. Ese es el mensaje positivo de la película", concluye.

A mí solo me resta decir que todas las fotografías las tomé yo y responden a los momentos que más me llamaron la atención.