domingo, 3 de mayo de 2015

Cosas que no soporto...


Como tod@s tenemos nuestros momentos, días, rachitas...gruñones, voy a hablar también de ello. La idea no es original mía, la he visto en algunos blogs (recientemente en el de Ro) y la copio, así de sencillo.
Por aportar mi toque de originalidad limitaré la enumeración de las cosas que no soporto y me extenderé un poquito más en cada una. 
Parto de la base de que nadie tiene la culpa de que algo le guste o le disguste, es así y punto. También digo que en mi lista no sigo un ranking especial. 
1.-LA FALTA DE ASEO
En todos los matices y facetas, en todos los sitios y, por descontado, en las personas. Para mí la falta de aseo "retrata" a la persona y al lugar, y no valen excusas, en esto soy inflexible.
Aquí englobo los malos olores, pues con ellos soy bastante maniática. No hace falta que sea muy intenso, qué va, con que sea leve a mí ya me echa para atrás. Lo que peor llevo es el olor a tabaco, el derivado de la poca higiene personal y el olor a "fritanga", por contraposición a mis aromas preferidos: el de bebé, el olor a panadería y el del galán de noche (en este caso hablo del árbol).
2.-LA MALA EDUCACIÓN
No soporto las groserías ni puedo con la gente que grita y/o tiene malos modales, la gente sin "holas" ni "buenos días".
Aquí incluyo a esas personas que hablan "atacando" o que están siempre "a la defensiva". Esto se da mucho en la Administración y considero que no tengo por qué tolerar el mal humor de un desconocido. Si me "entran" mal" se me altera la sangre, a diferencia de las situaciones del punto anterior, en las que suelo ser bastante disimulada.
Por contraposición también, admiro a esas personas que, aunque les inicien "a malas" una conversación, siguen con tono suave y tranquilizador, con un "no se preocupe, vamos a ver qué le pasa, dígame...". Supongo que es tan fácil como contar hasta 10, pero yo no lo consigo. Como dice mi hermano, yo si me atacan "entro al trapo" (sólo si me atacan).
Tampoco me suelen gustar las personas que no cumplen lo que dicen (aunque sea un simple "ya te lo averiguo y te digo algo", y nunca más se sabe del tema.
 3.-QUE ME COJAN MIS COSAS
Con el "mis" está todo dicho, mis cosas son mías. Esto lo sabe muy bien la gente más próxima a mí.
En concreto, en el trabajo, me molesta mucho el "te cojo el boli un momento", ¡noooooo, por favooooooor, coge otro, no el mío, que a los dos segundos me va a hacer falta! y me hace falta...
Ya sé que no es ningún drama, pero me cuesta reclamarlo, al igual que las cosas que presto. 
Al hilo de esta cuestión y hablando de mis cosas, ¿por qué será que la gente se olvida de devolver las cosas que les dejas?  no soporto, pues, que me pidan prestado algún libro, prefiero mil veces regalarlo que dejarlo prestado.
Esto de no tocar mis cosas creía que era una rareza mía, pero he podido leer por este mundo de la blogosfera que le sucede a mucha gente.
 4.-QUE COMAN DE MI PLATO
Aunque soy bastante escrupulosa en general, con la comida mucho más y, aunque no me disgusta compartirla, es más, lo suelo hacer con mis amig@s, me gusta que cada cual se sirva en su plato y coma en el mismo. No soporto eso de ver cuchillos y tenedores ajenos yendo y viniendo a mi plato. En el centro no me importa.
5.-LAS MENTIRAS
Yo creo que podría hacer hasta una tesis doctoral sobre las mentiras que me han contado, personas importantes para mí y en cosas serias, por lo que creo que es natural y humano que, cuando tienes sospechas de que te mienten, intentes averiguar y te vuelvas casi detective
Cuando las descubrí me llegó la tristeza infinita y la llorera incontrolable, pero más que por la pérdida de confianza en la otra persona, por la pérdida absoluta de la otra persona en sí, porque esas mentiras siempre pusieron un punto final.
Dicho esto por mi parte, añadiré algunos párrafos de un artículo sobre la mentira que es de lo mejorcito que he leído. Dice así:
"La mentira… ¡¡¡qué asco de verdad!!! No sé qué es peor, si ser el mentiroso o el mentido".
"Cuando pillas a un mentiroso, éste puede tener dos reacciones:

1.- Respirar hondo, porque por fin ha terminado la pesadilla de la mentira… esa mentira de la que quería salir y no sabía cómo. 
2.- Enfadarse, porque cree que le has estado espiando y quieres saber de él más de lo que él quiere que sepas". 
"El mentido puede tener dos reacciones: la primera, el enfado incontrolable; ésta es la buena para el mentiroso. Si el mentido se enfada, rebuzna, relincha, barrilla, ulula y ladra, es porque te va a dar otra oportunidad. La segunda, es la decepción irrevocable. Aquí el mentiroso ha muerto".
"Mentir a alguien que no te importa carece de importancia, es feo pero… no es importante. Mentir a alguien que te importa es criminal". 


20 comentarios:

  1. Coincidimos en algunas.

    bEsos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, me dí cuenta y me animé a escribir... ¡Gracias por tu comentario!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues yo también coincido con vosotras en algunas. Pero si algo no soporto son los bichejos, los gatos, las uñas largas y que me manden las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me gustan ni los bichos ni los gatos, ¡gracias por tu comentario!

      Eliminar
  4. El último punto da para un debate. Hay mentiras que destruyen historias y hay personas que destrozan vidas con mentiras.
    Se usan para hacer o esconder algo que no está bien, esto lo sabe hasta un crío.
    N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que añadir N. ¡gracias por tu aportación!

      Eliminar
  5. Comparto la 1 y 2, y respecto a la 6, en mi manera de ver el mentiroso es un ignorante pues no hay mentira que soporte el paso del tiempo, además de ser las mentiras un insulto a la inteligencia, mucha o poca, del mentido. Yo creo que a mi no me han mentido o yo por lo menos no he descubierto ninguna mentira, pero si tuviera alguna duda o sospecha aunque fuese pequeña, Serlok Holmes se quedaría corto a mi lado. Es muchísimo peor mentir que querer averiguar.
    Mari Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que el tema da para una tesis o más ;-)
      Yo no sé qué es peor, pero añadiré dos cosas: que quién busca, encuentra,. y que normalmente el mentido no suele merecer el daño que se le ocasiona.
      Gracias Mari Luz

      Eliminar
  6. Coincido en algunas cosas, sobre todo en la de falta de aseo, creo que habría que hacer una campaña matutina de regalar desodorantes, triunfarían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, ¡gracias por tu comentario!

      Eliminar
  7. Me viene a mi con mentiras, a mi que estudie con Pinocho.
    Mentira = cobardía + falta de madurez
    Javi G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, ¡y por identificarte!

      Eliminar
  8. No me importa nada que coman de ni plato o beban de mi vaso, no soporto que me cojan ropa o complementos y lo que peor l no definiría eso como manías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la ropa era la eterna pelea de mi hermana y mía cuando vivíamos juntas en casa de mis padres.
      Gracias por tu comenttario!

      Eliminar
  9. Coincidimos en algunas. Yo ten go en la ventana Galanes de nche y en verano abro y toda la casa huele genial.
    Mil gracias por pasarte por mi blog. Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Que delicia lo que dices de los galanes de noche, gracias a ti!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Chelo no salía tu comentario porque los tenía con moderación!
    He pensado más de una vez en hablar de las cosas que no soporto pero... es que pienso que si hablamos de lo que no soportas también habría que hablar de lo que te encanta (que siempre nos fijamos en lo negativo) y eso como que cuesta más. Quizá algún día que esté sin inspiración lo posteo.
    En tu lista para mí la 3 y la 6 se llevan la palma.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Claro! Tienes toda la razón, ¿por qué no hablar de lo que nos gusta?
    Cualquier día me animo también.
    Besos, y mil gracias por tu aclaración y por haberte asomado a mi Blog.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Chelo. Esta es la primera visita que hago a tu blog, pero te aseguro que no será la última porque me ha gustado mucho. Yo soy de ir poco al cine, soy más de leer pero las reseñas que haces de las películas son tan atractivas que creo que aparcaré un poco los libros para visionar más cine.
    Me he detenido en esta entrada porque, excepto lo de que coman en mi plato, no soporto las mismas cosas que tú.
    Encantada de haber encontrado este blog. Seguiré tus opiniones.
    Un saludo
    P.D. Si alguien come de mi plato metiendo las manos entonces tampoco lo soporto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Paloma!! Aposéntate y siéntete como en casa ;-)
      A mí me pasa al reves que a tí, veo más pelis que libros leo, pero ello no impide que podamos comentar, verdad?
      Besos y bienvenida!!

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥