martes, 21 de abril de 2015

De ella o relativo a ella

HER

¿Puede un ser humano amar a una máquina? 
Esta es la pregunta que te sugiere HER, una película del director Spike Jonze, totalmente distinta a todas, aunque el tema de fondo es de lo más común, pues trata el sufrimiento de Theodore, un chico moderno y muy sensible, cuya profesión es escribir cartas modélicas intentando aliviar o solucionar asuntos afectivos de otros. Sin embargo, hay algo que no puedo soportar, y es su propia soledad a causa de su separación. 
 
Es entonces cuando inicia un idilio con una mujer virtual, Samantha, que es una chica simpática, inteligente, divertida, comprensiva, que él intuye atractiva, pero que no existe,  que es intocable, que está programada porque es un software que él puede activar y desactivar a su antojo.
Scarlett Johansson es quien pone voz a Samantha

Podría entenderse, como mucho, el hecho de que un@ pueda enamorarse de una voz,  pues la voz es algo que da espacio a la fantasía, pero de ahí a establecer una relación sentimental con un ente virtual...
Yo me llegué a plantear si en un futuro se podrían dar este tipo de relaciones. 
Al igual que nuestros tatarabuelos no serían capaces de imaginar en sus tiempos algo tan habitual, hoy, como "chatear" por teléfono, quién dice que dentro de un montón de generaciones no se dé el caso de escuchar, como en la película, cosas como "es que estoy saliendo con X; es un sistema operativo". Para volvernos locos, vamos... Comentando esto, alguien me hizo la reflexión de que normal que muramos antes de ver cosas como ésta, porque no lo entenderíamos. 

También me llamó la atención que hasta las máquinas, antes de irse o dejar ir, antes de terminar lo que fuera que tuviesen, se toman un momento para decir adiós (qué menos, después de todo...), tal y como también se afirma en otra película publicada en este Blog (bajo el título UNA DE AVENTURAS, en septiembre de 2013),  LA VIDA DE PI, que si reléeis, veréis como ya en su día fue una de las frases que más llamaron mi atención: "creo que al final, toda la vida es un acto de dejar ir, pero lo que más duele es no tomar un momento para decir adiós".


Sin embargo, loco se vuelve Theodore cuando pierde la conexión con Samantha aunque sea por espacio de tan solo unos minutos.
Y también cuando mantiene con ella la siguiente conversación:
Theodore: ¿Estás enamorada de alguien más?
Samantha: ¿Por qué preguntas eso?
Theodore: No lo sé. ¿Lo estás?
Samantha: He estado pensando cómo hablarte de esto...
Theodore: ¿De cuantos otros?
Samantha: De 641.
  
¡Me pareció buenísimo! Está claro que lo que pretende el director es dejar las cosas a la imaginación, y de lo que yo no tengo ninguna duda es que la química no es algo que pueda traspasar una pantalla de ordenador u otra máquina.
 

7 comentarios:

  1. Gracias por intentar comentar y no haberlo conseguido

    ResponderEliminar
  2. Lo que tú dices, la química solo se da en el cara a cara. Para mi eso sería involucionar, en lugar de personas de carne y hueso tocaríamos pantallas y teclados, muy frío y triste me parece. No digo que no fuera perfecto, dado que las máquinas son pefectas, pero a veces lo bonito es que te acabes enamorando de las manías e imperfecciones del otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estamos convencidos de que vamos a más, pero hay cosas que a este paso acabaremos destruyendo, como el planeta, ahí es nada...
      ¡Ojalá todos nos enamorásemos de las "imperfecciones" del otro! Casi nada tampoco...
      ¡Gracias por comentar! Aunque me gustaría que, al menos, como he dicho muchas veces, pusierais el nombre

      Eliminar
  3. Todo es cuestión de que las pantallas acaben convirtiéndose en hologramas en 3D (o vete a saber si en 4D con texturas). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sol! Madre mía, da vértigo imaginarlo, pero no démos ideas a esos cerebritos que todo lo inventan ;-)
      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Besos

      Eliminar
    2. Xicuelo diu: està mes a prop de la realitat futura el guio de la peli del que imaginem, amb la tecnologia actual, que sense ser conscients mentres portem un mobil smarphone, o tablet, o aquest ingeni que no es separan de nosaltres ni per fer un pis, i que graven les imatges i les sorolls de totes les converses al nostre voltant sense nosaltres saber-ho i magatzenant-ho en metadatos en el nubol, en el futur, els nostres fills i nets, podràn fer una peli de la nostra vida. No mes caldrà clicar en un recercador del futur...18/5/2015, hora 23:41, nom del subjete...o Dni, o qualsevol cosa q ens relacioni amb el mobil...nom: Xicuelo, i els nostres fills escoltaràn tot el q nosaltres 50 anys haviem parlar per el wassap, per el mobil en conversa telefonica, o en un sopar familiar sent testimoni i taquigraf de la conversa els nostres mobils descansats sobre la taula. No es ciencia ficció es realitat, pero q ells ho veuran com una oportunitat de saber detalls tipo gran hermano, de q feian els pares o avis, fa 50, 70 o 100 anys...gràcies q els meus ja son al cel, que tindràn la seva intimitat garantida.

      Eliminar
    3. ¡Uf! Has hecho que lo imaginara tal cual, vidas arhivadas como otro documento más en el disco duro de un teléfono, ordenador...¿ser'a posible? Se acabará deshumanizando todo, porque vamos a más a pasos agigantados, esto no hay quién lo pare...
      ¡Gracias por tu comentario!
      Por cierto, te contesto en castellano en deferencia a la gente que me pueda leer (y en especial, a mis seguidor@s), y que no entienda el dialecto.

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥