viernes, 28 de septiembre de 2018

Vuelvo con "Magnetismo"



Dije que volvería en septiembre...
y por poco no llego. 
No, no creáis que todo el tiempo que he estado ausente ha sido de vacaciones (han mediado días de hospital con seres queridos y otros muchos dedicados a tareas distintas).

Aunque aquí estoy de nuevo, siento decir que no creo que pueda "bloguear" con la asiduidad con que antes lo hacía (tan característica mía, por cierto, como algun@s sabéis).


MAGNETISMO


Entre Carlos y Valeria existía una atracción innegable. Cualquiera que los viera podía corroborar que continuamente necesitaban rellenar sus posibles huecos de afectividad intelectual, caso de que esta pueda existir.
Era tal la química entre ellos que pasaban el tiempo hablando sobre lo terrenal y lo divino, comentando sus proyectos a corto y largo plazo, leyéndose los pensamientos con tan solo una mirada. Hasta coincidían muchísimas veces en el color de la vestimenta...

En su lugar de trabajo era donde más tiempo pasaban juntos hasta el punto que, por donde quiera que pasaban, la gente desaparecía como por arte de magia. A Valeria no le incomodaba sino más bien al contrario; a Charly, como así le llamaba ella cariñosamente, le resultaba un poco más violento.
Parecía que todos pretendían dejarlos solos al ver en sus ojos sus ávidos deseos de contarse cosas.

Discutían también y bastante, porque a ella le gustaba debatir casi todo lo que él decía pero, contrariamente a la infundada creencia de que los roces separan y de que a la gente le gusta ser testigo de las confrontaciones dialécticas de los demás, las que ellos tenían se acababan diluyendo tan pronto como un cubito de agua en unas cálidas manos y siempre con la misma rapidez con que todos, de nuevo, se esfumaban.
Pudiera decirse que se encontraban seducidos por una comunión de almas en toda regla, un indescriptible feeling o una auténtica revolución de neuronas cuando se cruzaban por los pasillos.

Valeria pensaba en lo afortunada que era al haber encontrado lo que llamaba "su otro yo", dado que creía que su conexión no era física sino casi paranormal.
Charly se centraba más en la ardua misión que suponía explicar al mundo entero el baile de palabras que se producía cuando hablaban, la fiesta de reflexiones que había cuando ambos filosofaban y las risas de sus secretos jugando al escondite cada vez que uno de ellos llamaba al timbre mental del otro.

Ella, que lo quería con locura y tenía la certeza de que, juntos, hubieran sido felices algún día, se preguntaba por qué razón nunca consiguió traspasar el umbral de su intelecto. 

Quizás porque Charly, que llamaba a otras aldabas, era único para ella y Valeria para él, no.

Y yo pienso (y aquí lo dejo): ¿qué sucede con los imanes cuando se encuentran lejos?


 

34 comentarios:

  1. Cuando puedas, Chelo, aquí estaremos. Los imanes, deben reunirse. Aunque resulte difícil.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sara! Me alegra saludarte después de tanto tiempo y agradezco tu comentario tan contundente.
      Un beso

      Eliminar
  2. Que bien que has vuelto, lo importante es estar aquí cuando se puede.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, María, te agradezco tu visita y tu comprensión.

      Besos.

      Eliminar
  3. Los polos opuestos deben unirse. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Susana! Te matizo: Valeria y Carlos no son polos opuestos, son iguales.

      Besos y muchas gracias por venir.

      Eliminar
  4. ¡¡Hola!! que alegría, creo que eres la ultima en regresas de las vacaciones aunque tu hayas tenido ademas otras actividades menos lucidas. No nos dejes, a tu ritmo y cuando puedas. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado ese "no nos dejes"...
      ¡Mil besos para ti, Ester!
      Y mil gracias también por estar ahí.

      Eliminar
  5. Me alegro mucho de tu vuelta y, aunque sea de manera dosificada, te leeré con gusto. Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo de que me leerás con gusto...
      ¡Gracias, Marina! Eres un encanto. Te visito muy prontito.
      Besos

      Eliminar
  6. ¡¡¡Cheloooo, bienvenidaaaa!! Aunque no vayas a estar por aquí tan a menudo como otras veces, al menos no dejes de pasarte de vez en cuando a regalarnos relatos como este.
    Me ha encantado porque es sencillo, no tiene grandes acontecimientos, pero cuenta sensaciones y sentimientos, y, además, está muy bien escrito.
    Un beso de bienvenida y otro de finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Rosa!!! Amiga mía, para mí es un auténtico placer encontrarme de nuevo con tus comentarios, tan sinceros y acertados.

      Te mando un montón de besos.

      Eliminar
  7. Ante todo me alegro mucho de encontrarte de nuevo y tú tranquila a tú ritmo, lo que puedas asomarte aquí estaremos.
    Me ha gustado mucho tú relato, y sobre todo esa conexión especial que tienen dos personas y que las has descrito de maravilla.
    Besos y Bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tere! Veo (-mejor, leo-) que has sabido captar muy bien ese "feeling" entre los protagonistas del relato.

      Agradezco mucho las palabras de sosiego que me mandas; yo te envío un beso enormeee.

      Eliminar
  8. Bnvinguda bonica!!!!
    Me alegra que hayan ido bien las vacaciones y espero que esos asuntillos hospitalarios estén plenamente superados.
    El tiempo es el que es y a todo no se puede llegar y a veces toca priorizar, así que preciosa seguro que sabes usar muy bien el tiempo y cuando puedas y te apetezca pues te das una vueltecilla.
    El relato tierno, hay veces que se tienen esas sensaciones que tan bien describes en tu relato y entonces todo es mágico pero se tiene que procurar que la magia siga.
    Un beso enorme y decirte que me ha encantado la imagen de la semana jajaja Es genial.
    Un petonàs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Moltíssimes gràcies, Conxita!
      Sí, afortunadamente todo va volviendo a su cauce y normalizándose. Uno no sabes lo bien que está cuando está bien ;-)
      Por otra parte, a mí siempre me apetece venir pero tienes toda la razón y empleas muy bien los verbos, ahora "toca priorizar".

      Respecto al relato, sé que tú entiendes muy bien cómo es esa "magia" o "magnetismo", como lo he llamado yo.

      Me alegra que te hayas fijado en la imagen o frase que voy cambiando cuando publico nuevo post. Esta vez así me siento, chiquita.

      ¡Un beset mooolt fort!

      Eliminar
  9. Ya te hacía parte de esos blogueros que no volvían. Que dicen, que prometen, que amenazan con volver, pero no vuelven.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Julio David, ¿que aún no me conoces, después de tanto tiempo? ;-)

      Besos

      Eliminar
  10. Hola!bienvenida.que lindo verte o leerte.anda que te extrañamos mucho.abrazosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestras palabras, dulces Buhítas.

      Pronto voy a vuestra "casa".

      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  11. Hola, Chelo, ¡por fin de vuelta! Se te echaba mucho de menos.
    Aunque sea con menos frecuencia, aparece por aquí de vez en cuando para deleitarnos con historias como esta.
    Ay, el amor y el magnetismo... Hay atracciones que, por muy fuertes que sean, no acaban de cuajar. Del mismo modo que se dice que dos no se pelean si uno no quiere, lo mismo ocurre con las relaciones amorosas. Se dice que los polos opuestos se atraen, pero por otro lado la distancia trae el olvido.
    Quizá será mejor dejar el asunto en manos del destino (si existe), de modo que si Valeria y Charly tienen que acabar juntos, acabarán juntos, jeje.
    Petonets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Josep Mª! Perdonam, please, per la tardança en respondre ;-)

      Tienes toda la razón en que la distancia trae separación, sean polos opuestos o no (que no lo son).
      Me ha gustado mucho tu percepción del destino, ¿existe? Yo también me lo pregunto...

      Besos a raudales.

      Eliminar
  12. ¡Bienvenida, Chelo! :)
    Qué bien que ya estés de vuelta y no te preocupes del tiempo que destines al blog, sea poco a mucho, eso ya nos alegra y mucho.
    El relato es muy tierno y aunque no terminen juntos, no deja una sensación de pena al lector. Los sentimientos son amplios, no hay necesidad de que siempre sean amorosos.
    Un beso súper, súper grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu especial sensibilidad te permite captar que no necesariamente ha de tratarse de sentimientos amorosos en el estricto sentido de la palabra. ¿A cuántas personas queremos sin estar enamorad@s de ell@s? Esa es la cuestión. Y que ese "querer" caiga en el vacío por culpa de la distancia...¿crees que era un "querer" verdadero?

      Mil gracias por tu comentario, querida Irene, y mil besos también.

      Eliminar
  13. Un gustazo volverte a leer, Chelo. El mundo de los blogs debe ser motivo de disfrute, no algo que nos lleve con la lengua fuera, así que no te preocupes por eso. Un relato de amor interruptus en el que esa frase cercana al final tiene la precisión de un cirujano: "para ella, solo era él; para él, no". Con eso queda definido el por qué esos imanes se encontraron con los polos con la misma carga. Estupendo relato. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha fascinado tu frase "la precisión de un cirujano"...
      Ahí creo que radica el quid. Ella lo ha dado todo por él sin pedirle nunca jamás nada. Y cuando le reclama una mínima atención (encima para algo bonito), se encuentra con su indiferencia, ¿cómo lo interpretas tú?

      Gracias por tus elogios David. Te mando un abrazo.

      Eliminar
  14. Hola Chelo, bienvenida!!
    Con lo de bloguear te entiendo muy bien, hay momentos en la vida para todo y ahora por lo que cuentas, otros asuntos más importantes ocupan tu tiempo. Aquí estaremos, preciosa, para cuando puedas volver a la rutina de la red.

    El relato es precioso, creo que no se conocían lo suficiente, a ella le parecía la perfecta unión por considerar a Carlos igual a ella hasta en pensamientos, evidentemente él no pensaba lo mismo. Se dice que las polaridades se atraen por ser diferentes y al mismo tiempo da lugar a aprender mutuamente, en este caso queda claro que lo que se aportaban no era lo más adecuado y necesitado para ambos.

    Un buen argumento y en el que da que pensar en esos imanes que creemos hallar y se encuentran en otra dirección.
    Un placer volver a leerte, amiga.
    Abrazo con todo cariño.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imanes que creemos hallar...Esta frase tuya me hace pensar en lo equivocada que estaba Valeria. El otro imán estaba también en otras direcciones. Valeria lo sabía y se lo decía, cosa que Charly tomaba siempre como un reproche.

      Agradezco mucho tu atenta lectura, querida Mila.

      Un besooo, pretty.

      Eliminar
  15. Hola!!!! Me ha gustado mucho el relato, muy tierno.
    Me alegro que estés de vuelta. Yo seguiré por aquí a ver que me cuentas.
    Un beso!!

    https://similocuramedeja.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me alegra mucho tu visita y prometo (cuando pueda) visitarte, Zhura.

      Un beso gigante.

      Eliminar
  16. Hola, Chelo.
    Bienvenida de nuevo. A veces cuesta volver a ponerse a teclear, más que nada porque uno no encuentra tiempo suficiente. Pero lo importante es escribir algo de vez en cuando.
    En cuanto al magnetismo, yo es que soy muy dada a la reciprocidad. Me explico: doy si me dan (que no suele mal... o sí jaja) y si veo que no tengo oportunidad porque la otra persona no se siente igual de atraída por mí, a otra cosa mariposa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofia, la prota del relato es muy "pesà"; da y da, aunque no reciba lo mismo, y hasta quedar extenuada. No es una virtud suya, al contrario, le perjudica. Pero es su forma de ser...

      Me gusta tu opinión personal que has dejado plasmada.

      Muchas gracias por tu comprensión respecto al blog.

      Un beso.

      Eliminar
  17. ¡Bienvenida Chelo! Y lo importante es que sigas estando, a tu ritmo y como puedas, pero estando. Yo estoy de viaje en Sudamérica , pero vengo a saludarte como te mereces. Por mi parte, he dejado programadas entradas que irán apareciendo.

    Muchos besos y espero que tú y tus familiares gocen de muy buena salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un encanto, Myriam. Gracias por venir desde tan lejos a saludarme y por tus buenos deseos respecto a mis familiares, que es lo más importante al fin y al cabo.

      Te mando un abrazo más allá de los mares.

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥