jueves, 9 de julio de 2015

Se interpretan señales (Razón: aquí)


Soy de esas personas a las que le gusta que le hagan preguntas. 

Cuando voy por la calle me gusta que me paren para preguntarme una dirección o tan solo la hora (siempre que no me llamen "señora" o se dirijan a mí con el "usted", claro).  
Siento como que he pasado algun tipo de criba, porque es lo que yo suelo hacer inconscientemente cuando me veo en esa tesitura y oye, como que me sube la autoestima   ;-)

En mi trabajo me encanta cuando los niños acuden a mí. Es curioso que siempre lo hacen empleando el mismo tonito "Cheeeeelooooo, ¿...?". Es como que creen que yo sé todo lo del mundo mundial sobre papeles.

Cuando me preguntan los compañeros de trabajo pues también me siento importante, aunque ya sabemos eso de que cada uno es profeta en su tierra, para que nos vamos a engañar...
Uno de ellos, en concreto, tiene la costumbre de, cuando ya se aleja de mi puesto, dar lentamente media vuelta (como si estuviera ensayando un paso de baile, igual), apoyarse en el marco de la puerta, y lanzarme desde la distancia cualquier pregunta, que puede ser, según el día, si creo que lloverá o qué opino sobre las madres que solamente hablan de sus hijos; entonces, por estar a la altura y hacerme yo también un poquito la interesante, me quito las gafas (las pocas veces que las llevo puestas), hago como que me lo pienso y le respondo lo que realmente pienso.

Por último, en mi círculo de amig@s, aquí es donde me chifla realmente que me pregunten, sobre todo ellas, las chicas, que hasta me llaman con un apelativo cariñoso cuando hacemos lo que nosotras decimos nuestra terapia. Deben pensar que yo tengo cierta psicología y, claro, ahí es donde yo me crezco un poco y aquí es donde quería llegar.

Les gusta hablar  sobre el amor, de por qué somos tan distintos hombres y mujeres y de por qué son tan complicadas las relaciones entre unos y otras.
No es que a mí precisamente me haya ido fenomenal en esta vida (quien me conoce lo sabe), pero como les gusta preguntarme y a mí me satisface responder, pues todas contentas.

Dicho lo cual, quería añadir que este post lo hago a petición de una de ellas, Viajera, y a ella se lo dedico 
Viajera me solicitó en un comentario que hablara sobre "las señales", no de tráfico, ni de vida, no, no... cuando nosotr@s (en concreto y con l@s que más: Viajera, mi amiga P. y mi amigo R.) hablamos de señales (a los cuatro nos encanta) nos referimos a esas que mutua y constantemente nos enviamos hombres y mujeres, que nos gustaría que fueran interpretadas en el mismo sentido en el que las mandamos y que desearíamos que fueran igual de claras que un semáforo (a ser posible en verde) o un electrocardiograma (de un corazón sano, puestos a elegir).

En el fondo estamos hablando de la comunicación no verbal,
y entiendo que aquí puede suceder:

-que uno inhiba esas señales de forma no consciente porque en el fondo no quiere que el otro note o sepa (aunque en el fondo le gustaría que lo supiera; esto es realmente lo complicado...).

-o que quiera que el otro se entere porque ya va siendo hora de tanta tontería y disimulo. En este punto hay que tener cuidado con que esas señales concuerden con la comunicación verbal, porque si no, esto despista mucho al que las recibe.

En mi opinión, las típicas señales que todos 
hemos usado, como escuchar embelesad@ lo que dice el otro, mirarle a los ojos como si no hubiera un mañana, tratarle con especial mimo al escribirle y todo tipo de detalles sutiles...confieso que atrapan y enganchan, pero que realmente no sirven de mucho si Cupido en ese momento no apunta bien o te tiene puesta una cruz. 
Y es que, a veces, resulta que todos los destellos luminosos que creemos que mandamos están solo en nuestra cabecita.  

Hoy me ha comentado un amigo, V., que Carmen  Posadas había escrito un artículo titulado "El amor es para quien se lo trabaja". Lo he leído al llegar a casa y me ha parecido sensacional. Viene un poco a cuento porque estoy de acuerdo cuando dice: "la gente cree que el amor es un rayo que le cae del cielo sin que él o ella tenga nada que ver en el asunto"!!!!! 
Pero esto del Amor (con mayúscula) sería ya otro tema.

Respecto al tema que nos ocupa, depende de cómo somos y cuánto queremos conseguir arriesgamos más o menos, y depende de lo que tengamos, seremos más o menos temerosos a la hora de perderlo.

A nadie nos gusta ser rechazados, esto no admite duda, pero yo creo que no hay más mejor señal que la palabra, siempre que sea clarita y  transparente, y también los hechos inequívocos, esos que no admiten interpretaciones, los que son o
Y esto no tiene nada de frío como pudiera parecer, pues según esta romántica empedernida (que soy yo), igual de bonita o seductora puede sonar una palabra que resultar una mirada. Lo importante es que sea sentido.

Por pura lógica un@ ha de tomar la iniciativa a la hora de mandar la señal y, por tanto, inicialmente serán unidireccionales, pero una vez superado el (posible, inesperado o ansiado) impacto en el "receptor", habrá que ver si son bidireccionales.
Aquí es cuestión de esperar, pero tampoco mucho tiempo, que si no las cosas se pasan de rosca y se entra en un bucle (por no decir charco) del que cuesta salir, en el que las cosas se hacen viejas antes de empezar y que va transformando el sentimiento que inicialmente pudo existir. 

En mi opinión no hay más.

¿Qué podría suceder si no recibimos señales de vuelta? no creo ni que el día pase a ser noche, ni que a uno lo señalen por la calle con el dedo, ni que el sonidito de game over le acompañe a todas horas...

Si algo aprendí de una persona, P., con la que trabajé en un Juzgado y con la que trabé una buena amistad fue esto: "Chelo, la máxima de oro es la NATURALIDAD, ser como uno es realmente".

Y recientemente he descubierto otra que es: 

 ¿Y vosotr@s? ¿qué opináis del tema? 
Nosotr@s llevamos ya muchas horas de vuelo junt@s,
 nos conocemos mucho y sabemos de sobra cómo pensamos.
Os animo a que  proyectéis un poquito de luz sobre esta "película" que seguro que tod@s hemos visto vivido.

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
Además, os regalo esta canción que me encanta (a Viajera también le gusta) y algo tiene que ver con lo escrito en este post.



"No cortaré más flores solo por adornar otras...

...Jamás te haré una Promesa que no pretenda cumplir ...    

..Jamas me iré a la francesa..."     

43 comentarios:

  1. Pues yo en cuanto a recibir señales debo de tener la antena averiada porque soy un poco torpe: no suelo captar ni una. Los que me conocen saben que si quieren algo de mí me lo tienen que pedir a las claras porque con indirectas no lo pillo. Y es que cuando yo quiero algo lo pido, sin más. Con educación, eso sí, pero no me ando con rodeos. Ya comenté en cierta ocasión que me falta sensibilidad; pero como bien dices lo mejor es la naturalidad y mi naturaleza es esa. Qué se le va a hacer.
    Yo soy de las de 'al pan, pan y al vino, vino' o también 'las cosas claras y el chocolate espeso'. Así no hay malentendidos
    Un beso, Chelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto totalmente lo que dices, Kirke, porque yo también soy de "al pan, pan...", así te evitas elucubraciones, porque ¿tú sabes si quemamos neuronas tontamente?
      Pero no por ello falta sensibilidad. Como te diría Arethusa "no digas más eso, Kirke" (ella con su acento panameño) ;-)
      Tu eres clara y natural, y se te nota,; y al final, lo verdaderamente importante es que conozcan a uno como realmente es.
      Muchas gracias por aportar tu punto de vista, ¡muchos besos!

      Eliminar
  2. Muy interesante la entrada! La verdad es que yo no me fijo mucho en esas cosas de forma consciente, pero si que se que lo hago inconscientemente.

    Me ha gustado lo de las preguntas, a mi que me pregunten por la calle no me importa, pero es que siempre me preguntan cuando voy con prisas, jajaja!

    Y los compañeros de trabajo lo que más me preguntan es sobre teatro o musicales, libros, películas y cuando no se aclaran con el ordenador... tendría que estar en el departamento de informática, jajajajajaja

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Bea! Gracias primero que nada. Me gusta lo que dices de que "sabes que lo haces inconscientemente", y es que, en realidad, creo que todos funcionamos así. Estamos siempre mandando señales, queramos o no.

      Tus compis ya saben a quién preguntan, ya... ;-)

      Besos

      Eliminar
  3. Vaya tema Chelo. Siempre he sido bastante buena en la comunicación no verbal. He sabido interpretar muy bien todas las señales. En estos días me está sucediendo algo. Estoy recibiendo “señales”. Los peligros de internet. Te diré que estoy siendo bastante receptiva. Mejor, muy receptiva. Lo malo de esto es que no hay lenguaje corporal, no hay voz, solo palabras que van en una dirección y otra. Van y vienen. Ahora estoy en ese momento de tomar la iniciativa pero no me decido. Estoy en ese interrogante de que quiero conseguir. Vaya lío, vaya lío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay ay ay Montserrat. Fenomenal que estés tan receptiva y predispuesta. Pero lo que se dice dispuesta, te diría que no lo estés hasta que no haya algo más que palabras.
      No soy quien para aconsejarte, pero en mi opinión, deberías plantearte:
      1º qué quieres
      2º tomar la iniciativa, NO MÁS QUE para tener otra cosa que no sean solo palabras escritas.
      Porque alguien dijo eso de "Cuidate de los que saben escribir porque tienen el poder de enamorarte sin siquiera tocarte"

      Ten en cuenta que al final todos los líos se deshacen ;-)

      ¡Mucha suerte y muchos besos!

      Eliminar
  4. Interesante este tema, tratarè de no hacer mi comentario, eterno.

    Yo siempre he creìdo que para transmitir un mensajes debe uno combinar ambas cosas: actuaciones y palabras. De nada sirve las primeras para atraer a mujeres que desean escuchar lo siguiente: "te amo" ,"eres preciosa", "eres ùnica", "no sè que harìa sin tì"· Pero tampoco vale el que lo dice mintiendo, porque en realidad no lo siente y sòlo se quiere aprovechar de la ocasiòn.

    YO he visto como una chica se enamora de un hombre gentil por naturaleza, porque creyò percibir señales de especial trato. O cuando un hombre casado lo rechaza su secretaria porque creyò ser tentado con minifaldas y escotes.

    Yo en esto de las señales me convierto un lìo, sobre todo en las relaciones laborales y me gusta màs que nada hablar claro y preguntar què es lo que pasa, para no meter la pata o que se pasen de listos conmigo jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buenos ejemplos Arethusa! Eso se da muchísimo, lo de la chica que "cree percibir señales de especial trato", de ahí luego el desengaño. Este desengaño es muy distinto a la mentira en sí misma, que es lo peor.

      Lo ideal es que las señales no sean confusas:
      -que el que las manda, tenga más o menos claro, por qué las envía
      -y el que las recibe, pues que no se monte películas sin fundamento.

      Por eso mismo, llegamos también a la conclusión que tu apuntas: nada como las cosas claras.

      ¡Besos!


      Eliminar
  5. Por lo pronto, y alegando a lo último que he leído: me encanta irme a la francesa. Me pone, lo de irme sin avisar a nadie. Con los años he desarrollado una técnica suprema (y los demás una costumbre sorprendente) y ya nadie se lo toma a mal si me marcho sin más. Ojo, que hay que tener talento.

    Y cuidado ahí, que en eso de la naturalidad podría yo darle clases a cualquiera: I am the happy man. En serio, no solo soy como soy, los demás también lo tienen asumido y me permiten comportamientos que con otras personas acarrearían broncas. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pongo en duda nada de lo que dices Holden.
      Los que te conocen te querrán como eres, y por eso te lo permiten.
      Pero hombre...¿eso de irte a la francesa? espero que no sea después de haber mandado ninguna "señal" ;-)

      Eliminar
    2. Nah, suele ser estando en un bar de noche y con la gente borrachilla. Odio que me empiecen a acosar con "quédate un rato más" o "pero no te vayaaaaaaaas". Ya sabes :)

      Eliminar
    3. Ah vale, buen chico ;-)

      Sí, es un rollo cuando empiezan ¿y por qué te vaaaas?
      Lo mejor es desaparecer, aunque a mí me sabe mal no despedirme, y puedo estar una hora más despidiéndome.

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Pues yo creo que capto bastante bien las señales, siempre he sido hábil para eso, para contrarestar mi despiste en todddo lo demás.
    Me has recordado a Orgullo y Prejuicio, mi libro favorito, cuando el señor Bingley no captaba que Jane también lo quería porque en su afán por mostrarse serena escondía las señales y se iba creyéndose desdeñado.
    Me ha encantado la reflexión, y a mí me encantan las señales pero también las palabras claras, sino aún estaría en esa fase con mi marido, me gusta pasar a la acción. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensè exactamente lo mismo jajaajaja pensè en la tontota de Jane :) casi pierde ese partidazo por tìmida.

      Eliminar
    2. Hola Gema! Qué bien que tengas esa habilidad. Creo que das en el clavo en tu último parrafo, porque yo, a día de hoy, pienso igual, hay que pasar a la acción, no puedes estar permanentemente en ese ir y venir de señales que al final marean.

      Yo antes era un poco como la tontona de Jane que nombráis Are y tú, ¡es que lo has dicho tan bien! en su afán por mostrarse serena escondía las señales
      Y así es como se dejan pasar los trenes. ¿no? ;-)

      Muchas gracias por tu aportación, tiene su miga.

      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  7. ¡Hola Chelo! Me ha parecido un tema muy interesante y muy bien tratado. Me he levantado, me he hecho un café y he disfrutado de esta entrada enormemente.

    Yo debo tener el radar de las señales un tanto fastidiado. Siempre pensé que captaba las señales de todo el mundo, pero debe ser que con mis amigos cercanos eso no funciona.
    Todos mis amigos cercanos en un momento u otro me han mandado señales que he visto al tiempo de haberlas recibido, quizá sea porque yo los veía como hermanos y esas señales las tomaba como gestos de cariño, no lo sé.

    Sin embargo, creo que lo mejor es parar a hablar claramente con la persona y quitarte las dudas porque las señales pueden llegar a ser engañosas y el no ya lo tienes, así que no hay que tener miedo a perder nada porque en todo caso lo único que puedes hacer es ganar.

    Y en cuanto a actuar con naturalidad y tal y como eres, cuánta razón tienes. Deberíamos todos mostrarnos tal y como somos y dejar las fachadas de lado.

    En fin, aplaudo tu reflexión, ha sido maravillosa.

    ¡Muchos besitos guapa! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Ana!!. Has tocado un punto que podría ser objeto de otro post...Eso que, a veces, pasa entre amigos.

      En mi opinión hay una línea muy fina que separa la amistad de "algo más", y es verdad que traspasarla suele dar un poco de miedo, pero sólo es cuestión de atreverse si hay interés.

      Y no creo que ese miedo sea precisamente el miedo "a perder la amistad". Esto es más bien un tópico.
      Pienso que el miedo está en dar ese primer paso con alguien que YA conoces y que no haya señales "de vuelta". Pero eso también se nota en el otr@, creo yo.
      Con un desconocido es más fácil, y como que da un poco más igual. Si es que no, das media vuelta y chispúm.

      Pero a un amigo sigues viéndolo, aunque con la suficiente madurez y naturalidad, yo no creo que sea algo tan difícil de llevar.
      Más bien al contrario, los lazos que unen a los amigos suelen ser una base muy sólida para, si se da el caso, otro tipo de relación. Como tú dices, lo único que se puede hacer es ganar.

      Es mi opinión también, claro.

      ¡Muchas gracias por tu fabuloso comentario y muchos besos!.

      Eliminar
  8. ¡ Hola! Vaya sorpresa que he tenido esta mañana al ver la entrada sobre "señales". ¿ Sabes que me ha pasado al leerla? Que me he emocionado. Digo yo , que debo estar en una etapa muy sensible porque telita ( no hace falta que te cuente mucho).

    En cuanto al tema de señales , yo considero que soy una persona natural , pero cuando empiezan a rondar señales que me provocan cosas buenas , empiezan las dudas , los quebraderos de cabeza y enctonces ser natural se complica: tú te alejas, el otro se aleja y se hace todo más dificil. De repente aparecen otras señales que no te motivan y la Ley de Murphy...

    Mi conclusión es que pongo un escudo por miedo a que no sea como me gustaría , pero he decidido que hay que trabajar por ver las cosas en positivo e intentar que mis palabras , mi comunicación no verbal y mi corazón vayan a la vez .

    Muchas gracias por la entrada

    Besos mil

    PD. estoy pensando que nos reímos mucho hablando de esos temas y muchos otros . Es genial y muy bueno para tod@s


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Viajera, me ha alegrado un montón que te hayas emocionado. Tú sabes de sobra dónde está el quid: en cuando dejas de ser NATURAL.

      Yo que vivo tu historia desde fuera, pero en primera fila de barrera, veo que antes eras muy miedosa, sí, así te lo digo delante de todo el mundo, pero veo que últimamente vas a por lo que quieres con mucho coraje, y eso es lo único que nunca se puede reprochar a nadie, el luchar por lo que uno quiere, haciéndolo como sabe y como puede, y siempre con buenas armas, por supuesto.
      En definitiva, es todo lo que puedes hacer: lo posible para que ÉL SE ENTERE.
      Luego ya no depende de ti, no se puede forzar nada porque lo más difícil del mundo es querer que a uno lo quieran. Debes tener paciencia si crees que ya se ha enterado.

      Nuestras conversaciones sobre este tema, que me encantan, son eternas pero yo creo que lo vas a conseguir con ese ánimo tan positivo que últimamente derrochas y que yo te aplaudo; es sin duda lo que ÉL quiere, tu simpatía y nada de malos rollos ni reproches.

      Y cuando lo consigas, ahí estaré yo para verlo.
      Tú sigue mandando las señales, que vas por buena dirección, pero no olvides disfrutar el camino ;-).

      ¡¡¡Muchas gracias por tu comentario tan sincero y auténtico!!

      ¡¡Besitos y hasta muy prontito!!

      Eliminar
  9. No estoy de acuerdo con lo de que el principio es la parte más difícil, al contrario, para que la relación funcione, el principio ha de ser fácil. En esa fase las endorfinas están a flor de piel y todo lo que hace el otro es brillante. Si no es así y surgen problemas ya desde el primer mes, significa que ambos no están en la misma onda (y en ocasiones el otro mantiene un par de relaciones al tiempo). A partir de los seis meses la química se normaliza y a partir de ahí se ven los defectos de la pareja, antes de ese momento son detalles sin importancia o totalmente justificables.
    Besos: Sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sol. La opinión de una persona como tú, que eres médico, y con todos tus conocimientos científicos es muy váilda para mí.
      Pero yo en la frase "el principio es lo más difícil" entendía lo que se supone "dar el primer paso", como que lo complicado es atreverse a darlo, o a mí , por lo menos, sí me lo parece. El atreverse a mandar la señal y esperar una respuesta.
      Luego ya viene todo rodado (bien o mal).

      Es curioso lo que dices de que el otro, cuando no se anda en la misma onda al principio, mantiene otras relaciones al tiempo.

      Si es que somos pura química, ¿no? ;-)

      Muchos besos y gracias por tu aportación

      Eliminar
  10. Hola Chelo, ando con problemas informáticos (de ahí la brevedad de mi comentario) , pero no quería dejar de darte la bienvenida a mi blog y agradecer tu comentario que me trajo hasts el tuyo. Te enlazo, un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Las " señales" son caminos por descubrir ✨💫

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Guau!! Breve pero intenso.
      Yo, por lo menos, cuando he leído esto he pensado que no puede ser más cierto y lo primero que me han venido a la mente son caminos que no sabes donde te llevan pero que son agradables de transitar.

      Los signos que has añadido al final, aquí se ven raros, pero para que se sepa, son estrellitas (lo he podido ver en el teléfono móvil, allí aparecen esos emoticonos).
      Hmmm, y esas estrellitas...me atrevería a dar tu nombre, Anónimo ;-)

      Muchos besos, seas o no quien creo, y muchas gracias por escribirme.

      Eliminar
    2. Por cierto, atrévete ya a descubrir esos caminos, seguro que no te decepcionarán.

      Eliminar
  12. "la gente cree que el amor es un rayo que le cae del cielo sin que él o ella tenga nada que ver en el asunto"!!!!!

    O lo que es lo mismo: creen que el amor es una sensación placentera, algo con lo que uno “tropieza” si tiene suerte, es decir, se sigue atribuyendo el amor a una cuestión de azar.

    Con dos años, debido a una medicación, me quedé sorda. Cuando la gente se acercaba a mi madre o a mi padre o a ambos para hablar con ellos, yo me comportaba como una auténtica exploradora: ver sus ojos, su boca y su corazón. ¿Saben lo que sentía al escucharlas? Miedo. Miedo porque sus ojos decían una cosa, su corazón otra y su boca otra bien distinta.

    Toda nuestra cultura está basada en el deseo de comprar. Hemos basado nuestra felicidad en la contemplación de escaparates y en comprar lo máximo que se pueda. Del mismo modo, la sociedad te va diciendo que cualidades humanas son las que más demanda tienen en el mercado de la personalidad y con la que te harán llegar a un sinfín de personas. Las cualidades que hacen más atractivas a las personas siempre han dependido de lo que la sociedad exige en cada época, al igual que la ropa, el peinado, el coche…

    ¿Qué nos pide actualmente el mercado de las transacciones en las relaciones humanas?¿Qué valores tenemos que adoptar para ser deseables desde el punto de vista del valor social? Realmente, las personas ¿nos estamos enamorando del verdadero ser, del interior verdadero? o ¿sólo nos estamos enamorando de valores-objeto que la sociedad impone en cada momento que son sólo disfraces, que no son sentidos, ni vividos por la persona que los exhibe y que dan la sensación de que en las conquistas has elegido el mejor objeto disponible en el mercado, cuando en realidad sólo has elegido una persona que “iba a la moda” y que su interior estaba vacío, es decir, no poseía ninguno de los valores-objeto que exhibía? Por eso, en los enamoramientos, nos acabamos decepcionando tanto.

    ¿No se han parado a pensar que la sociedad no ha exigido en ningún momento como valor que tengan aprobada la asignatura de la convivencia? Si luchan por ser los mejores en el trabajo, si luchan por tener un cuerpo bonito, ¿por qué no luchan por integrar los valores en su interior?. Para integrar un valor hay que sentirlo primero, hay que conocerlo, hay que experimentarlo, pero ponerlo como si fuese un parche, te aseguro que no lo entiendo.
    La verdadera calidad de vida, empieza por integrarlos de verdad, por sentirlos, por tenerlos dentro de ti. Sólo así se pueden tener relaciones placenteras y de calidad.

    La sociedad marca el ritmo que tienes que llevar pero en tus manos está el decidir si quieres ser natural, auténtico y entrenarte con el objetivo de tener unos valores más acordes a ti y que te harán sentirte mejor persona, más libre y más capaz de enfrentarte a la adversidad o por el contrario, moverte cual veleta por el viento de lo que la sociedad te hace sentir ficticiamente como más exitoso. Un valor que se derrumba tan pronto se descubre que todo tu ser es una farsa.

    Seamos exigentes, por mucho éxito que un hombre o una mujer tenga en su trabajo, recuerden: no vamos a ser sus compañeros/as de trabajo, vamos a ser sus compañeros de convivencia en el hogar y para eso necesitamos que caminen lo que hablan. Tengamos mucha paciencia y empecemos a buscar los auténticos, los verdaderos, los que no se dejan llevar por lo que en cada época está en boga y de este modo, seremos felices, tendremos personas que en los momentos más difíciles de nuestra vida, sabrán estar a nuestro lado, apoyándonos y hacer que la tristeza sea más llevadera.

    Gracias Chelo por la entrada en tu blog: la interpretación de las señales. Un tema del que da mucho para hablar y otro tanto para reír.

    Besitos amiga!!!

    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es mi amiga Pilar. Fue a ella a quien dediqué el post "En mi pueblo no hay cine" (sobre la película LA FAMILIA BÉLIER).
      http://cheloferrerblog.blogspot.com.es/2015/05/en-mi-pueblo-no-hay-cine.html

      Pilareta, tu extraordinario comentario me ha parecido un grito a la sociedad, una llamada de atención a todos para que reflexionemos sobre los valores a los que damos importancia hoy en día a la hora de "elegir" personas.
      Suena mal lo de "elegir personas", pero es lo que nos permite nuestro libre albedrío a la hora de relacionarnos, elegimos amigos, potenciales parejas, socios en empresas. Lo hacemos constantemente, consciente e inconscientemente.
      Y no te falta razón cuando vienes a decir que, a veces, se usan criterios que dejan mucho que desear.

      Yo conozco tu historia personal y me ha impactado lo que comentas de cuando eras pequeña, que veías que las personas no conjugaban cabeza, mente y corazón (esto también lo ha comentado antes Viajera).

      Te he de decir que en nuestras interminables conversaciones he podido comprobar tu total atención a todo lo que te rodea en cada momento y lugar, tu sí lo conjugas todo, y no se te escapa ninguna señal.

      Mil gracias por escribir y muchos besos

      Eliminar
  13. uysss me encanta este tema!!! la expresión no verbal... ufff y lo que cuenta controlar las emociones verdad?? yo soy super expresiva...y te aseguro que hasta problemas me causa jajajaja
    Un beso
    Vanessa
    http://www.infrontrowstyle.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Vanessa! Bienvenida a este blog.
      Sí, a veces ser así acarrea malentendidos e interpretaciones confusas. De ahí lo que hablábamos de la coherencia entre las palabras y los hechos.
      Gracias por venir y comentar, ¡besos!

      Eliminar
  14. Jajaja yo soy muy torpe para estas cosas de las señales me siento bastante masculina en ese sentido jijiji pero bueno creo que va con la persona , todos tenemos las habilidades solo que unos las tienen mas desarrolladas y otras menos jejeje. Un besito, por cierto en breve publico entrada de premio siento el tiempo transcurrido jejej. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia, tienes razón, va con la persona, porque eso de estar atento a las señales no se puede forzar, o se tiene desarrollada esa habilidad o no se tiene.

      Y ni preocuparte por el tiempo transcurrido, ¡todos los problemas fueran ese! ;-)

      Besos

      Eliminar
  15. Hola: me encanta tu reflexión porque esas señales conforman la comunicación no verbal. Me encanta analizar ese timo de mensajes que inconscientemente la gente emitimos y que no todos saben interpretar. Creo que es un don o una habilidad que tienen determinadas personas... yo siempre que veo una persona estoy analizando esos mensajes no verbales ... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo que le decía antes a Natalia. A mi también me gusta analizar esos mensajes, y de hecho, mis amig@s y yo les sacamos mucha punta, y es curioso cómo lo ve cada uno.

      También hace falta cierta gracia, ¿verdad? para mandar señales que lleguen a buen puerto, digo.

      Besos

      Eliminar
  16. Las señales son las flechas que Cupido lanza. Pero hay quien las esquiva. Una mirada, un tono de voz, un movimiento audaz de melena, un acercamiento casi sin querer y una risa, son señales inequívocas. Las flechas del amor son ciegas, porque Cupido las lanza tapándose los ojos. Y aunque dicen que se clavan de verdad, es falso. Nos pasamos la vida filtreando, unos y otras, pero las heridas de este amor incipiente son fáciles de curar. Yo tenía un amigo que me decía que cada vez que subía al metro, se enamoraba de varias chicas. Y me lo creo. Las personas, sobre todo cuando estamos solas, solemos poner en marcha nuestro poder seductor, y así pasa...
    Por eso no tengo otra opción que añadir que la vida es bella, porque el amor se nos ofrece a cada esquina.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, bienvenido a mi espacio y gracias por aportar tu visión masculina, ¡es la primera! (si no me equivoco)

      Y digo yo...quien esquiva esas flechas que dices es porque no se entera realmente o porque no quiere enterarse, que también pasa.

      Me parece muy acertado tu comentario sobre las heridas de ese amor "incipiente". No duelen tanto como otras.

      Y qué graciosa la anécdota de tu amigo, pero yo creo que quizás la palabra "enamorarse" ahí queda un poco grande, ¿no?

      Muchas gracias por venir y comentar, ¡besos!

      Eliminar
  17. que interesante!! yo no me fijo mucho en eso, a no ser que se note mucho jajaja normalmente estoy bastante en mi mundo jejej

    me ha hecho gracia la primera parte del post, que dices que te gusta que te pregunten, yo no habia caido en eso, la verdad es que me preguntan muy poco jajaja (por la calle, porque en mi trabajo me harto de que me pregunten...)

    un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Marta, es que tú en tu trabajo debes ser una máquina respondiendo preguntas, y además seguro que superbien ;-)

      ¿Sabes qué te digo? que, a veces, es mejor no fijarse mucho, porque se pierde naturalidad si se está muy pendiente de si vienen o van señales.

      Besossss

      Eliminar
  18. Hola Chelo, este tema ha inspirado varias entradas de mi Blog, y así como en ellas se refleja, soy más seguidora del don de fluir, o como alguien te dijo "la naturalidad" dejarte ser...Aunque a veces ser natural resulta ser la más complicada de las poses, pues por lo general, cuando nos sentimos observados hacemos cosas que no haríamos si estamos a solas, no obstante, con algunas personas la alcanzamos. Ahora, no solo hablamos con palabras, incluso lo que en ocasiones con ellas decimos no es lo mismo que pretendemos expresar, por eso siempre le doy mejor credibilidad a las miradas, los ojos, los gestos, no sé si es que lo poco convencional me atrae, pero siento que dejar puntos suspensivos seduce. Quien dice que no capta las señales es porque no quiere, o necesita estar seguro de lo que alguien le quiere decir, (como alguna vez me pasó, y por no hacer caso a las señales, perdí la oportunidad de conocer a alguien que también me atraía) por eso, pienso que todos contamos con la intuición de saber cuando le gustamos o no a alguien. Sin embargo, en cierto punto cuando creemos que el interés va más allá de un gusto mutuo, (quiero hacer énfasis en lo de creer que sea mutuo, porque de lo contrario no tiene caso decirlo) se hace necesario ser claro, porque como alguna vez lo escribí : "La venganza predilecta contra el miedo es el arrepentimiento". Para finalizar, aprovechando que te gustan las preguntas, me surge una curiosidad, ¿porque no te agrada que te traten de "usted"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, muchas gracias por visitar mi blog Anónima más, ó ¿menos?

      Nada que discutir, coincido absolutamente contigo en todo, en lo de fluir y ser natural, pero es cierto que es muy difícil.
      Aunque también digo que llega un punto en que uno mismo ya no sabe si lo está siendo o no, y son los que te conocen los que te lo hacen saber (¿verdad, Viajera?)

      En especial recalcaría tu frase Quien dice que no capta las señales es porque no quiere, o necesita estar seguro de lo que alguien le quiere decir

      Y también corroboro lo de que por NO hacer caso a las señales se pierden oportunidades con personas que también estarían dispuestas seguramente a "estar ahí".

      Te diré que anoche, cenando con un grupo de amig@s, les pregunté qué opinaban de la frase que me has citado, ¡¡a mí me parece buenísima!! y se quedaron todos pensando...
      En mi opinión, ese arrepentimiento es de los que duelen y mucho, y dejan huella.

      Por último, ¡estoy encantada con que tengas curiosidad y me preguntes! puedes hacerlo siempre que quieras :-)

      Pues verás, aunque sé que se usa muchas veces el "usted" por respeto y/o educación, y más entre desconocidos, no me gusta porque al escucharla siento como que, a los ojos de quien la pronuncia, tengo un montón de años. Que vale, que los años son los que son, pero es cuestión de sensación.

      En una cola, por ejemplo, ¿es usted la última, no me suena igual que un ¿eres tú la última. Seguro que mi cara sería distinta en un caso y en otro.

      Y hablando de preguntas, contaré como anecdóta que una vez, precisamente estando en la cola del supermercado, un niño que iba con su madre me preguntó si yo también era una mamá o una chica, ¡fue la pregunta más graciosa que he oido!

      ¡Mil gracias por tu comentario y vuelve siempre que quieras!

      Besos

      Eliminar
  19. Hola Chelo...aquí estoy devolviéndote la visita y me encantó "tu casa"...Por lo que pasaré seguido...
    El problema radica en este tema, en cuando malinterpretas o malinterpreta el otro las señales. Allí estaríamos en problemas, no??

    ResponderEliminar
  20. Perdona Gla, acabo de ver tu comentario aquí, no sé qué pasó y siento el retraso en contestarte.

    Muchísimas gracias por tus palabras, pásate siempre que quieras.

    Efectivamente, eso de malinterpretar (que tan a menudo sucede) es una fuente de problemas.
    Los malentendidos en este campo suelen dan lugar a frustraciones.
    Nadie está en la cabeza del otro para saber por qué hace esto o dice aquello, y el otro ignora también las películas que nos montamos en la nuestra, ¿conclusión? ser claritos como el agua y "mojarse", aunque sea difícil. Siempre se puede ganar más que perder.

    ¡¡Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  21. "Ser claritos como el agua y "mojarse"...
    Me encantó, te la robo!!

    ResponderEliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥