domingo, 13 de enero de 2013

Una de pasión y venganza...


 

Este post se lo dedico a un buen amigo mío porque sé que le encanta esta película. Yo la habré visto tres veces (la última vez la otra noche, y de nuevo lloré, ¡qué desenlace más desgarrador!), pero él me gana, creo que la ha visto muchas más...
Siempre me han fascinado los tres protagonistas: Anthony Quinn (Tiburón Mendez, conocido como Tibi), Kevin Costner (Cochran) y Madeleine Stowe (Mireya Mendez), esta última, la verdad, desde que ví esta película.
Es un reflejo de cómo la pasión descontrolada y llevada al límite, sin consideración ni concesiones de ningún tipo a la confianza y a la amistad, provoca un deseo de venganza que sobrepasa todos los límites y esta vez sin ningún tipo de escrúpulos ni valores, ¡sin ni siquiera miedo a perder la propia vida!.
Se conjugan de tal forma amor y odio que el final de la película no puede ser otro. 
Ya lo decía Baltasar Gracián; "la confianza es madre del descuido"; y es que lo peor que hay es la ignorancia ya que, a medida que se prolonga, adquiere tintes de confianza, y es que el ser humano tiene esa tendencia a creer en la palabra del otro como el eco de su interior...
Pero así como la ignorancia no duele, la certeza sí, y es la certeza de esa confianza traicionada lo que lleva a Tibi  a la venganza de que hablé antes.
Y esto no sólo ocurre en la ficción sino también en la realidad, donde estas historias raramente acaban bien o, más bien, están condenadas a acabar mal porque hay muchas y fuertes emociones confrontadas, y porque suelen haber más personas implicadas que acaban saliendo mal paradas.

Como frases de la película dignas de recordar mencionaría:
  •  "Es la clase de mujer, por la que un hombre haría cualquier cosa por conservarla" (Tiburón Mendez, en la foto de abajo).

  •  "Durante mucho tiempo no me permití querer nada...Pensaba que así no sabría lo que me faltaba. Ahora eso ya no es verdad." (Mireya Mendez, en la foto de abajo). 
  •   "Pequeña eh!!…Pero bonita!!" (Cochran, en la foto de arriba)
    Esta frase se
    la dice a su perro con mucha gracia refiriéndose a Mireya. Puede pasar desapercibida pero me parece realmente preciosa.

Y concluiré la dedicatoria a mi querido amigo con este vídeo al que acompaña una de sus canciones preferidas cuya letra le va a la película como anillo al dedo (aconsejo a quién no haya visto la película que prescinda de verlo ya que es un pequeño resumen de lo que sucede en la misma):
 

                Sí, dedicado a ti...        
    Espero te haya gustado
           la sorpresa  ;-)
            "No necesitamos tanto de la ayuda de nuestros amigos
                     como de la confianza en esa ayuda".  
                                                         Epicuro
 

2 comentarios:

  1. Con tu permiso, y por cuarta o quinta vez, voy a volver a ver el vídeo... ¿Puedo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto! Está dedicado a ti y es como tuyo. Me ha gustado mucho que te guste tanto, valga la redundancia.
      Gracias por tu comentario.
      Muchos besos,
      Chelo

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥