miércoles, 6 de junio de 2018

Un chico de palabra

 
Aparentemente formaban una extraña pareja. Ella, Noor, es argelina, de piel tostada y larga melena negra. Él, David, parece híbrido; diríase que español y sueco a la vez pues tiene tez morena y cabello rubio.
Cuando Cupido les lanzó su flecha con fuerza no sabían que su amor, ni de lejos, iba a ser sempiterno.

La madre de Noor andaba unos días muy preocupada y, necesitando desahogo, me confesó entre lágrimas que su hija le había pedido emanciparse para así poder hacer su vida y que su marido desconocía esa relación.
Temía que, fuera de su manto protector, llegara a suceder algo que a él le enfureciera dado el fuerte carácter que tenía.

Le aconsejé que se enteraría más pronto que tarde y que lo correcto sería contárselo.

Fue entonces cuando ella, Khadidja (madre de Noor), decidió invitar a David a cenar. Lo organizó todo a la perfección a fin de que su marido fuera asimilando que la niña pronto saldría del nido.

El muchacho les pareció bueno, los trató con mucho respeto e hizo gala de una exquisita educación, tanto que Ahmed, que así se llamaba el padre, quedó encantado con él.

La sorpresa llegó al final de la cena cuando, con un té entre las manos y mirándoles a los ojos, David les dijo que quería convertirse al Islam.
Todos se quedaron perplejos, pero rápidamente se dieron cuenta de lo rotundo y serio de su afirmación.
No se equivocaron. El chico se convirtió y ello les hizo pensar que su niña estaba con un hombre de palabra.

Hoy, un año después, Noor y David han roto su relación.

Él le ha dejado una nota en la que le dice que va a contar a su padre que han mantenido relaciones sexuales, sabiendo la extrema importancia que la religión islámica concede al tema de la virginidad.
Le pide, a cambio de tener la boca cerrada,  unos cuantos miles de euros que Noor no tiene.
Como el chico era y es de palabra, ha decidido ya llevarla a término.
 



339 palabras

Reto de la Comunidad Relatos Compulsivos: 
Palabras a emplear: "híbrido, "emancipar" y "sempiterno".

¡He obtenido el 3r puesto!

Este es el bonito póster que Sue
organizadora de la Comunidad,
 ha elaborado para mí:


31 comentarios:

  1. Me he quedado con ganas de más! Que interesante!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya resultado corto el relato, Beatriz.
      Muchas gracias.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Madre mía, con lo que valoramos a las personas "de palabra" menudo chasco y menudo miedo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está, en que al final la palabra de esta persona tiene muy poco peso y la decepción es muy grande.

      Un abrazo, Ester.

      Eliminar
  3. Ah, el tipo entonces es malo-malo-malo. Un aprovechador de aquellos. Que miedo. Espero no encontrarme nunca con alguien así en su versión femenina.
    Te dejo un abrazo, Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo suerte, Julio D. Las versiones femeninas "de las de poca palabra" también pueden ser temibles del todo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Jo, Chelo. ¡Menudo desgraciado ha resultado mi tocayo! Un relato que nos da un zarpazo tras una historia que resultaba demasiado bonita para que algo no la torciera. Pero desde luego no esperaba hasta ese punto. Muy acertado uso de los nombres para diferenciar a los personajes y su distinto origen. Fantástico relato, Chelo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te parezca fantástico me alegra muchísimo David.
      Esto pretendía, que quedara clara la diferencia de culturas desde un principio.
      Realmente, sí, demasiado bonito para ser verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Terrible tragedia con el chico de palabra. Pobre Noor. Tan bien que iba su historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no me gustaría estar en su piel porque el sufrimiento causado es irreparable con todo el dinero del mundo.

      Un abrazo, Sara.

      Eliminar
  6. Ay, Chelo, le pones humor a todo. Caray con el chico de palabra. Menudo mal bicho. Has conseguido un final totalmente inesperado. Al menos, para mí.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. A Noor no creo que le hiciera mucha gracia. Yo, con el post, sí pretendía crear un poco de sorpresa.

      Un reconfortante abrazo.

      Eliminar
  7. Caramba, Chelo, me has dejado tieso, pues esperaba una historia de amor con final feliz. No sé si te has basado en una historia real o es un relato imaginario. Sea como sea, conozco algún caso en que una relación entre personas de cultura y religión dispares ha acabado en un rotundo fracaso, pero esta historia ya cae en el drama.
    Como moraleja, podemos decir aquello de que no hay que fiarse de las apariencias. En este caso, el chico, aparentemente tan formal, llevaba malas intenciones desde un primer momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un relato inspirado en una historia real. El drama en la familia es inmenso, imagínatelo.

      Desde luego, el hábito no hace al monje y uno ya no puede fiarse ni de su propia sombra.

      ¡Hasta muy pronto!

      Besos

      Eliminar
  8. Oh, vaya, Chelo.
    Con ese final me has dejado muda.
    Palabra tendrá porque cumple lo que dice, pero no voy a opinar nada bien de lo que me parece.
    Es como aquel que se nombra como alguien muy sincero (excusándose en ello) y luego de cada palabra que suelta, no sabrías decir cual es la más hiriente. En este caso igual.

    Muy pero que muy buen relato.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco muchísimo tus palabras, Irene.
      El ejemplo que pones es muy bueno. No es posible herir y luego excusarse seguida y repetidamente porque el daño hace mella en las personas.

      Un beso muy grande, amiga.

      Eliminar
  9. Pues sí, un chico de palabra lo que nadie les dijones si esa palabra seria acertada o no .

    Buen relato y no falto de cierta realidad que ultimamente se está viviendo en algunas casa con alguna que otra variante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sonaba muy rara esa conversión al Islalm dada por el chico, pero no hay que desconfiar solo porque sí.

      Gracias por tus bonitas palabras, tocaya.

      Un beso.

      Eliminar
  10. Menos mal que era un buen chico y que su amor era sempiterno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, si no llega a serlo...

      Gracias por venir a comentar, Macondo. Te espero más veces.

      Un beso.

      Eliminar
  11. Oh qué mala persona Chelo, vaya chasco me he llevado con el "mirlo blanco" y es que hay gente que tiene muy buena prensa o que sabe venderse muy bien y resulta que lo que tiene es muy mal fondo como este individuo.

    A veces siento que me he hecho mayor porque la ética, la honestidad, los valores, la moral, el no hacer a los otros lo que no te gustaría que te hicieran, la educación,la urbanidad... en fin podría seguir que a mi me parecen importantes, me da la impresión que están pasados de moda y se usan cada vez menos.

    Un petonàs bonica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos (o más) los que estamos desfasados, Conxita, porque todos los valores que citas para mí son fundamentales.
      Cada vez abunda más la gente sin escrúpulos y el "todo vale" y a mí esto me indigna. Gente que juega con los sentimientos ajenos y que carece de la suficiente empatía como para reconocer que lo está haciendo mal.

      ¡Ja queda menys! Un beset molt fort.

      Eliminar
  12. Pobre Noor, es increíble como el amor puede ser tan ciego. Lo malo de las personas como David es que cuando descubres cómo son, ya es tarde.
    Un relato impactante!! Un besito guapísima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, María. Cuando te das cuenta, has hecho tarde, y el dolor no se va de hoy para mañana. Cuesta recuperarse siempre que hay una ruptura, por lo que si encima entran en juego las malas artes...

      Gracias por tus palabras, cielo.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Por eso es mejor no hacer promesas a tan largo plazo: porque uno nunca sabe cómo pueden cambiar las circunstancias, especialmente cuando se trata de amar.
    Muy listo este David, ¿no?
    Un beso, Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy listo y muy desalmado, Sofía. Cierto, prometer y no cumplir está mal, pero dañar a conciencia es peor.

      Un beso

      Eliminar
  14. Vaya con el híbrido, se volvió un chantajista, o quizás lo fue siempre y no lo supo ver Noor.
    Qué duro convivir con las tradiciones en las familias estrictas.
    Historia corta pero contundente.
    Un besote muy grande, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que David siempre fue así. Solo tuvo que encontrar la ocasión para llevar a cabo sus planes.
      Probablemente Noor estaba cegada por el amor, además de oprimida por sus convicciones religiosas (un cóctel nada agradable).

      Un beso muy fuerte, compi.

      Eliminar
  15. Desde luego está el patio como para fiarse. Menudo sinvergüenza el menda ese. Yo lo hubiera lapidado ¿No es eso lo que hacen los extremistas? Pues duro con él, que no vuelva a engañar a nadie.
    Je,je,je.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Juraría que ayer mismo dejé un comentario en esta entrada, debe de ser cosa de Google o de la edad.
    El caso es que te puse que este chaval tiene un morro que se lo pisa y que me extrañaba que no lo pillaran los extremistas y lo lapidasen por listo, por abusón y desaprensivo.
    Original relato, aunque no creo que los musulmanes den tantas facilidades para una conversión interesada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Chelo ¿No hay continuación de este relato? El chantajista merece un buen escarmiento ¡Por favor no nos dejes con esta incertidumbre!.

    Un beso de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥