martes, 29 de septiembre de 2015

¿No?

Últimamente estoy sufriendo el fenómeno que me ha dado por llamar del "no gracias".

Está claro que el "no" es un término que cuesta utilizar (yo misma confieso que no sé usarlo, ni aprendo por más que me empeñe).

Cuando el "no" va seguido de una coma marca una diferencia grande en la frase. Otras veces, en cambio, lo empleamos tácitamente pues se esconde detrás de algunos rodeos o  excusas.

Pero no es de esos "no" de los que yo quiero hablar ahora, sino de los que implican ausencia de algo, similar al neologismo  acuñado tras la película "Alicia en el País de las Maravillas", donde Alicia se encuentra con el Sombrerero loco, la Liebre de Marzo y el Lirón, y celebran una fiesta de "no cumpleaños".

Y es que recientemente me he encontrado con varios de estos  "no gracias" que, como ya dije, es distinto de "no, gracias". 

Personas a las que intentas ayudar y recomendar para ciertas gestiones o a las que felicitas por su cumpleaños y que tienen lo que se dice "la callada" por respuesta.
 
Podría no dar importancia a este hecho, pero como viene siendo algo reincidente se la doy y me pregunto: ¿qué puede haber detrás de ese "silencio"?  ¿un simple despiste? ¿un creer que uno está obligado a hacerlo?, ¿un "no me da la real gana, no he podido" ?, ¿o algo tan trivial como un simple fallo tecnológico? son cosas que, según el caso, se queda uno sin saber...

Sea como fuere, yo nunca voy a dejar de pronunciar esas siete letras que tanto sentido tienen para mí, por lo que quería aprovechar este post y el tema en cuestión para decir: ¡gracias! por estar ahí aunque no hable de películas o lo haga simplemente "de pasada".


40 comentarios:

  1. Hay mucho desagradecido entre nosotros, Chelo, pero yo creo que la mayoría simplemente son maleducados. Algunos piensan que los detalles que tenemos con ellos son obligatorios y lo ven como algo natural, porque sí y por eso ni lo valoran ni lo agradecen. Generalmente este tipo de personas son las que exigen mucho de los demás pero nunca predican con el ejemplo. Lo peor es que estos malos hábitos cada vez están más extendidos.
    Te contaré una anécdota; cuando mi hija tenía 11 años la tutora me comentó que era una niña "extremadamente educada", lo primero que pensé es que iba por los pasillos haciendo reverencias o algo parecido y ante mi extrañeza la maestra me aclaró que siempre pedía las cosas con un 'por favor' y luego daba las gracias. Le respondí que nunca le tuve que enseñar esa conducta, simplemente es la que nos ve hacer a su padre y a mí.
    Bonita entrada. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión sí es una falta de educación no decir "gracias", y estoy totalmente de acuerdo contigo en que la mayoría de los "desagradecidos" son maleducados.

      Pero insisto en eso, en que lo soyn la mayoría, porque alguna persona que he puesto de ejemplo yo no la tengo en ese concepto, y de ahí mi extrañeza, tan solo extrañeza...
      El ejemplo de tu hija (que me ha arrancado una risa con lo tu ocurrencia respecto a las "reverencias"), es precioso, pues se deduce que era el aire que se respiraba en casa. Y la tutora debió decir que tenía una educación exquisita, en lugar de decir "extremadamente educada".

      Y es que, en realidad, la buena educación es un pasaporte que abre muchas puertas, ¡debería figurar el nivel hasta en los "currículums vitae", al igual que se hace con los idiomas! ;-)
      Y es que a mí es de las cosas que más admiración me causa, aunque hoy en día esté un tanto infravalorada y, como decías, los malos hábitos están a la orden del día.

      En el trabajo (y fuera también) es mil veces preferible tratar con personas humildes pero educadas, que con personas "pudientes" pero maleducadas.

      Y, a la inversa, yo muchas veces me sorprendo (siendo que no debiera causarme sorpresa) cuando alguien me atiende con mucha educación, de ese tipo de educación que no se aprende en los colegios.

      ¡Muchas gracias por tu aportación Kirke!
      Muchos besos





      Eliminar
  2. Gracias a ti por compartir post como estos ^^
    Tal como dice kirke hay muchos desagradecidos entre nosotros, pero eso no debe cambiar nunca nuestra forma de ser. Nada más bonito que ser educados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Es muy bonito ser educado.

      Me ha venido a la mente una historieta que leí hace años y se me quedó grabada.
      Hablaba de un vendedor en un kiosco que tenía muy buen talante, y siempre atendía a todo el mundo con sus mejores modales. Tenía un cliente habitual que le hablaba siempre refunfuñando, sin ni siquiera darle los buenos días.
      Y un día llegó un tercero que venía observado ambas actitudes y le preguntó al vendedor "¿por qué sigue Ud. tratando tan bien a ese señor con lo mal que le habla él?", y le respondió: "¿y quién es él para hacer cambiar mi actitud?".

      ¡Gracias a ti por venir y por tu comentario! Un beso Rosmairis.

      Eliminar
  3. No hay cosa que me dé más rabia que no me contesten una llamada perdida, un whatsApp, un correo. Y más si es para felicitar a alguien o hacerle algún favor en modo de informarle de algo, qué sé yo. De acuerdo que hay gente despistado pero no por ello deja de dar rabia.

    Gracias por el post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo Sese, porque detrás de esa llamada, ese whats o ese mail hay una persona de carne y hueso, (no una máquina), que ha tenido la intención de echar un cable o tener un detalle aprovechando una fecha, y ha empleado su tiempo y, quizás, hasta su cariño.

      Y está claro que las cosas no se hacen para que a uno se las agradezcan, pero decir "gracias" es lo correcto, y ltambién lo mínimo que cabe esperar.
      Y sí, sea despiste o no, da rabia.

      ¡Gracias a ti por opinar! Besos

      Eliminar
  4. Sé que hay gente maleducada y gente desagradecida, pero yo siempre tiendo a pensar bien y es que soy tan despistada que pienso que los demás también pueden serlo. Claro eso sirve desde el advenimiento de la tecnología. Si cuando todo era de palabra, en vez de dar las gracias, mochabas o dabas la callada por respuesta, no puede ser despiste, pero desde el watsap y el correo electrónico ya me he encontrado alguno que creía haber contestado y allí estaba muerto de risa esperando mis gracias.
    Un beneficio a la duda, nunca viene mal.
    Un beso Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, muchas gracias por aportar el punto de vista del despiste que también yo me planteé.
      Pero precisamente porque conozco a algunas de esas personas, descarto esa posibilidad.

      En cualquier caso, pensar bien como haces tú es lo ideal.
      También sería casualidad que todos los casos que me han sucedido recientemente fueran "despistes", ¿no?
      Me atrevería a formular mi teoría en cada supuesto ;-)

      ¡Besos, y que pases una buena tarde!

      Eliminar
  5. Querida Chelo, estoy de acuerdo con todos los comentarios anteriores. A veces esa fina lìnea entre lo maleducado y lo malagradecido, se topa.

    Para mì, cada por favor, implìcitamente conllevarà un gracias, se me conceda o no, lo que pido. Ha sido asì en mi vida desde pequeña y es lo que intento cultivar en mi hijo. Gracias a Dios esta tarea no ha de resultarme tan difìcil porque mi esposo tambièn guarda estas buenas costumbres, desde el plato de comida que le sirvo hasta cuando le rasco la espalda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Arethusa! Me ha dado alegría leerte ;-)

      Exactamente. Como dije, no dar las gracias, según el caso y la persona, puede ser un gesto de mala educación en un momento puntual o puede que la persona sea poco agradecida.
      El "por favor", "gracias" y "lo siento" no deberían ser tan caros de escuchar, y hay personas a quienes les cuesta un mundo.
      Por ello consiero muy bonito lo que dices de inculcar a tu niño tan buenas costumbres.

      Te doy las gracias por esos ejemplos tan personales que nos hacen más cercanas y te mando un beso.

      Eliminar
  6. Chelo,ouien no aprecia tu detalle no merece tu aprecio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece un juego de palabras pero tiene su miga, ¡gracias Anónimo!

      Eliminar
  7. Hola Chelo, me has hecho reflexionar con tu post y tus “noes” Hay un viejo refrán que dice. Es de bien nacidos ser agradecidos. Procuro no olvidarlo y dar las gracias siempre, aunque por las redes muchas veces se nos olvide algo.
    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también siempre tengo presente ese refrán Rafaela.
      Tanto tanto que hoy mismo por ejemplo, a la hora del almuerzo, me ofrecieron un pastel y yo que soy muy golosa (y que ya me lo estaba comiendo con los ojos antes de cogerlo),luego no recordaba si había dado o no las gracias.
      Y he vuelto al lugar de los hechos y lo he preguntado.
      En este hecho me he podido dar cuenta de que muchas veces agradecemos hasta sin ser muy conscientes de ello.

      ¡Otro abrazo y gracias por tu comentario!

      Eliminar
  8. El NO es una de las palabras más importantes que hay en el vocabulario y hay que acostumbrarse a decirlo de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Tracy, aunque nos cueste decir NO (a mí la primera), creo que todos sabemos cuándo, con quién y cómo debemos usarlo. Otra cosa es que lo llevemos a la práctica...

      ¡Gracias!

      Eliminar
  9. La importancia de la coma que puede cambiar el sentido de una frase , la disciplina del no, cuesta decidirse a emplearlo y la necesidad de decir gracias, si lo repetimos puede llegar a ser contagioso. Un saltibrinco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena síntesis Ester, ¿te imagiinas una epidemia de "porfavores", "gracias", "noes"...? ;-)
      Cierto es que las cosas repetidas suelen convertirse en costumbre y las buenas costumbres nunca pasan de moda.

      ¡Gracias! Un beso y feliz tarde

      Eliminar
  10. Hola! Que gran entrada, tienes toda la razón! Gracias por compartirla con todos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti Beatriz, por venir y comentar! Y perdona que haya tardado un poco en responder, es que he andado bastante liada.

      Besos y buen fin de semana

      Eliminar
  11. Yo he llegado a la conclusion de que algunas personas son simples, sin más.
    Con lo poco que cuesta dar las gracias o ser educado. No pienses en ello que de alguna forma la vida te lo recompensará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira Gema, es lo que yo me decía a mi misma, lo de "no voy a pensar en ello", pero mira, hasta un post ;-)

      Gracias, qué optimista eres, da gusto.

      Besos y buen fin de semana, ¡disfrútalo!

      Eliminar
  12. Como dice nuestro refranero: "Es de bien nacido ser agradecido" :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Holden, el refranero nuestro es muy sabio y contiene verdades como templos.
      Yo opino así también, pero a la vez me quiero engañar concediendo el beneficio de la duda (que decía antes Rosa), y no queriendo pensar en el "feo" que hacen esas personas no diciendo un simple "gracias".

      Besos, ¡ya es viernes!

      Eliminar
  13. En este mundo tiene que haber de todo, que hubiese dicho mi madre, no te preocupes, tu haces lo correcto, son los otros quienes fallan.
    Besos querida Chelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el quid Julia, en hacer lo que uno cree correcto. Yo así lo entendí, y en cualquier caso, en mi opinión más vale pasarse que quedarse corto ;-)

      ¡Besos para ti también y que pases un buen finde!

      Eliminar
  14. Chelo me ha gustado tu reflexión que comparto.
    Yo soy de las que pienso que cada vez más, gestos tan pequeños como decir gracias, buenos días, adiós, por favor...se están convirtiendo en los grandes desconocidos. ¿Qué le pasa a la gente? ¿tanto cuesta ser educado?
    A pesar de los pesares, yo sigo creyendo que ser educado y agradecido nunca pasa de moda o al menos yo me siento cómoda haciéndolo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita, me alegra que compartamos esa forma de pensar (en realidad, todos los que estamos aquí).

      Ser educado no cuesta nada, ¡esgratis! ;-)
      Si quieres, un poquito de tu tiempo en sentarte a escribir unas palabras o en devolver una llamada, tiempo que, sin duda, a veces desperdiciamos en cosas menos importantes (incluso usando la tecnología).

      A mi me pasa como a ti, ambién me siento más a gusto siéndolo. Es más, la otra opción como que ni la contemplo...

      ¡Besos y feliz fin de semana!

      Eliminar
  15. Chica me has dejado preocupado. ¿No me habrás puesto un mensaje que no te he contestado?
    Un hombre humilde y necesitado tenía la costumbre de pedir a la puerta de un soberbio hombre rico y este siempre que pasaba por su lado le echaba basura. El pobre hombre la recogía y se la llevaba a su chabolo. Con el tiempo, un buen día el pobre personaje llamó a la puerta del rico y tendiéndole un ramo de flores esplendoroso le dijo: tome, un regalo. El hombre con curiosa intención le preguntó del porqué de aquel obsequio a lo que el otro le respondió: Con la basura que tu me donabas yo aboné mi jardín del que te regalo yo algunas de sus flores.
    ¿El porqué de esta historia?
    Hasta de los mal educados aprendemos nosotros lo bien que lo hicieron nuestros padres y sacamos provecho personal si somos generosos, humildes y tenemos nuestra propia personalidad y no nos dejamos arrastrar por aquellos que han hecho de su mala educación su peor enfermedad y rémora.

    ¡Gracias y besos! acéptalos ¡Por favor! ¡De nada es un placer! ¡No las merecen! Y las mejores gracias las que tu tienes....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡qué va Francisco! No creo que tenga mucho que ver con tu forma de ser eso de dejar mensajes sin contestar.
      Y he de decir que, al revés, soy yo la que está muy agradecida a todos en este mundo de la blogosfera

      Me ha encantado la historia y, efectivamente, de lo que NO nos gusta también aprendemos, y por supuesto nos ayuda a valorar más lo que tenemos, pues queramos o no se tiende a comparar y pensar "esto yo no lo veo en mi casa ni en los míos".

      Gracias por venir, por comentar y por los besos, ¡qué tengas un buen fin de semana!

      Pd: Se te olvidó el "¿se puede?" antes de pasar ;-)

      Eliminar
  16. Otra opción, querida Chelo, es que se trate de mala educación, sencillamente. Yo la veo tan a menudo y me sigue sorprendiendo tanto a pesar de todo, que me parece una opción plausible. En mi casa mis padres siempre nos han enseñado que "es de bien nacidos ser agradecidos", y esa lección creo que no todo el mundo la tiene bien aprendida :(

    En cualquier caso no te apenes, peor queda esa persona que tú. Las cosas bien hechas no hay que lamentarlas nunca.

    Un besito grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes, Julia. El día que se dió esa lección faltaron muchos a clase, porque hay que ver...A mi me pasa igual, no dejo de sorprenderme, tanto para bien como para mal ;-)

      Coincido totalmente contigo en lo de que pero queda esa persona. Yo suelo pensar "por mi que no quede esto", sea un favor, una felicitación, un mensaje de bienvenida, pero cierto es que, a veces y depende de la persona que "pasa" de estos gestos, te llevas un "chasco" grande.

      ¡Y grande es el beso que te mando yo también! Gracias por tus palabras, feliz sábado.

      Eliminar
  17. Hola Chelo, es una pena que las "buenas" costumbres se hayan perdido. Desde un buenos días, un por favor o dar las gracias. No es una cuestión de ser rico o pobre, sino de modales.
    A veces se nos puede pasar un correo u un whatsapp pero cuando es reiterado, entonces eres un mal educado ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Erika, ¿acaso son más "fáciles" las malas costumbres? porque hoy con las prisas y el ritmo de vida que llevamos recurrimos a lo fácil.

      Que se nos pueda pasar es normal, pero una cosa es que se te pase algo, y otra bien distinta "pasar de algo", como creo que en muchos casos sucede.

      Un besazo y gracias por tu comentario, ¡que disfrutes tu sábado!

      Eliminar
  18. La verdad es que es cierto lo que dices, sobre todo en los últimos tiempos. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Asunción! Gracias por venir y por tu comentario.

      Al final tendremos que pensar que si sucede tanto en los últimos tiempos es debido a la tecnología y a que se pierde el "contacto" directo, pero yo sigo "erre que erre" y creo, como todos los que habéis comentado, que no hay excusas que valgan, cuesta nada decir "gracias".

      ¡Besos, buen finde!

      Eliminar
  19. Hola!!Hoy me he levantado como el tiempo, los días nublados me producen tristeza y me hubiera encantado un día soleado que me hubiera llenado de energía, pero...a esperar que todo mejore durante el día ( con la compañia que me espera seguro).
    A mí lo que me ocurre es que trabajo en dos pueblos y en el más pequeño todas las personas que te ven por la calle siguen dándote los buenos días y saludándote aunque no te conozcan. Buena costumbre que incomprensiblemente se ha perdido en la mayoría de los sitios.
    Trabajando en lugares a los que atiendes a gente ves muchos ejemplos de poca educación, pero es gratificante la gente que si la tiene.
    Con respecto a lo de no contestar, hay personas que yo creo q lo tienen como un hábito, pueden ocurrir despistes, pero tú y yo sabemos como es cada uno en esos temas.
    Misterios sin resolver.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola M! A mí me encanta la gente que te cruzas por la calle y, sin conocerte, te da los buenos días o levanta el mentón en señal de saludo, pero cierto es que eso ocurre más en los pueblos y lugares pequeños, y sobre todo, con gente mayor. No digo que no, pero me cuesta imaginarme a un joven haciendo eso.

    Y en los lugares donde se atiende a gente es cuando salta más a la vista. Aunque, a veces, son los que atienden los que ni te levantan la cabeza al hablarte por más educación que tú emplees.

    ¿Lo de no contestar? pues los casos que tú y yo sabemos lo has dicho tú muy bien, es un mál hábito, porque esas personas no las tenemos por maleducadas.
    Es exasperante pero lo aguantamos porque nos puede el aprecio, ¿no? aunque, según para qué, no puedas confiar y eso sí que es una lástima.

    No sé si habrá mejorado tu ánimo a estas alturas de día, y si no ha sido así, a la noche en ese sitio de comida italiana que conocemos seguro que sí, ¡y esperemos que no nos falle el que más interés tenía ;-) !

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  21. Acabé en este blog por azar como tantos otros. Le di a los dados y aquí estoy.
    Gracias Chelo!
    Me gusta tu blog, es fresco y dinámico. Me apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Encantada de que los dados te trajeran hasta este post titulado "¿No?" pero yo espero que SÍ te sientas a gusto y me alegro mucho de que el blog te parezca como dices.
      Por supuesto, te devuelvo la visita, ¡un beso!

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥