martes, 29 de enero de 2019

"Tres corazones"




Película de Benoît Jacquot, del año 2014, con una duración de 106 minutos y que se desarrolla entre las calles de París y un pueblo del suburbio.
Fue seleccionada para competir para el León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia de 2014.

Los protagonistas son: Benoît Poelvoorde, uno de los actores más prolíficos del cine europeo (Marc), Charlotte Gainsbourg (Sylvie), Chiara Mastroianni (Sophie), Catherine Deneuve (Madame Berger, madre de Sylvie y Sophie).

Lo cierto es que se podría calificar de thriller sentimental, ya que nos encontramos ante una encrucijada amorosa entre un hombre y dos hermanas. 
He leído (lo que quiere decir que no es cosecha mía pero que como me ha gustado os lo transmito) que la palabra "coeur" (=corazón en francés) del título tiene dos letras unidas: la o y la e, separadas a su vez del número 3 por una C: la de Charlotte (Gainsbourg), también de Chiara (Mastroianni), pero sobre todo de Catherine (Deneuve) en el papel de su Madame Berger, de la que puedo decir que que no se le pasa ni una pero que interviene poco.

Sophie, Madame Berger y Sophie
Marc
Centrándonos ya en el argumento diré que Marc es un auditor fiscal, un hombre solitario y gris que se declara mujeriego y que, casualmente, una noche paseando después de perder un tren conoce a Sylvie, un alma libre, casada pero no enamorada de su marido. 
Marc y Sylvie
"Esto parece un pueblo fantasma", dice Marc
"Así es la provincia" replica Sylvie, un tanto inestable pero divertida cuando se lo encuentra. 
No pasa nada entre ellos pero se sienten atraídos y antes de despedirse acuerdan una cita para en una semana verse en el Jardín de las Tullerías. 
Marc no puede acudir a la cita por culpa de un infarto que sufre, lo que le provoca la pérdida absoluta del contacto con esa chica de la que no llega a saber ni el nombre pero a la que no olvida.
Por otra parte, Sophie, hermana de Sylvie, es una mujer dependiente, apacible y algo frágil. Adora a su hermana, a la que considera la persona más importante de su vida, pero qué casualidad que también conocerá al auditor por circunstancias un tanto rocambolescas ya que éste la ayudará a resolver un problema fiscal que tiene en su empresa (un local de antigüedades que, por cierto, lleva junta a su hermana). 
El caso es que Marc y Sophie se enamoran, se casan y tienen un hijo.
Sophie y Marc

Pero Marc tiene el corazón partido entre su esposa y aquella chica a la que no puede olvidar y que, ante lo que supuso un desplante, se marcha a vivir a Estados Unidos con su marido. 
Tardará en descubrir que está casado con su hermana a través de una buenísima escena en la que las dos hablan por Skype y él reconoce la voz de Sylvie a través del ordenador. Es a partir de aquí cuando le entra el pánico (le da miedo hasta asomarse a la pantalla del ordenador) y no sabe cómo actuar. 

Marc experimenta con una la pasión, esa que imagina y que es volátil, y con la otra el cariño matrimonial, el amor de una relación estable y duradera. Se crea, pues, una situación muy complicada porque, además, él tiene miedo a estar solo a los cuarenta y tantos.

Lo que complementa la historia es, por una parte, una voz en off que cuenta lo que va pasando y, por otra, una música de fondo (compuesta por el francés Bruno Coulais) que crea cierto nerviosismo remarcando las situaciones más "amenazantes" (por llamarlas de alguna manera).

Las dos hermanas, Sophie y Sylvie
La cuestión que se plantea es: ¿Por qué elegimos querer a una persona y a otra no?

No seré yo quien dé la respuesta ni mucho menos la que cuente con quién se queda Marc, pero está claro que se ve en esa obligación de elegir y de decidir, esa que nos asalta a cada instante en la vida, que puede llegar a crear ansiedad y en la que muchas veces influye la casualidad.


32 comentarios:

  1. Interesante película que, además, parece que no carece de humor. Me gusta el cine francés. Tomo nota y veré de hacerme con ella.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustará. Lo que se dice humor, humor, no hay mucho pero hay situaciones de "tierra, trágame" que no sabes muy bien cómo van a resolverse, cosa que crea intriga.
      ¡Un beso, amiga!

      Eliminar
  2. No la he visto pero puede ser magnífica para una buena tarde sin visitas, ni compras ni planes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, pasarías una tarde estupenda si acompañas la peli con manta y palomitas ;-)

      Un besazo, Ester.

      Eliminar
  3. Hola, Chelo, yo también me la apunto. Da muy buena impresión,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marta! Si la ves ya me dices que te ha parecido.
      Gracias por venir.
      Un beso

      Eliminar
  4. Buena crónica, me han dado ganas de ver a peli.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra animarte a verla. Te resultará de todo menos aburrida, te lo aseguro.
      Un beso, Tracy. En seguida paso a verte por tu casa ;-)

      Eliminar
  5. Ha de estar muy linda. Me gusta el cine francés. Buscaré la manera de no perdérmela. Por acá estamos muy contentos con los premios y nominaciones de Roma de Cuarón. ¿Ya la viste?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta el cine francés, Sara.
      "Roma" aún no la he visto pero tengo entendido que es una obra maestra. Me atrae que trate sobre las mujeres que en la sociedad resultan un poquito "invisibles".
      Un abrazo y gracias por la recomendación.

      Eliminar
  6. El cine francés cada vez me gusta más, pues me resulta mucho más cercano a nuestra cultura y realidad cotidiana, tanto en temas románticos, policiales, o thrillers psicológicos, e incluso de humor.
    Este parece un buen tema para un estudio psicológico sobre el comportamiento humano ante una disyuntiva de ese calibre. ¿Puede amarse (en cuanto a relación de pareja se entiende) a dos personas al mismo tiempo? Esa es la pregunta del millón.
    Ahora me has dejado con la miel en los labios, sin saber el desenlace, faltaría más. Así que no me queda más remedio que ir a verla, jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Josep, en lo del cine francés. Además casi todas las películas vienen con mensaje incluído, cosa que a mí me encanta.
      Realmente, a la pregunta que formulas yo respondería que "sí" pero con matizaciones y con la importante diferencia que imprimen los términos "cantidad" y "calidad". No sé si me explico...Bueno, te considero inteligente y sé que lo entenderás ;-)
      Te copio el enlace de una reseña que hice de otra peli que me has recordado y que, casualmente, trata esta temática:
      https://cheloferrerblog.blogspot.com/2013/08/tres-son-multitud.html
      (por entonces este blog no recibía comentarios salvo de allegados).

      Un beso y gracias por tu opinión.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Chelo, por duplicado: por el enlace que me has facilitado (y que acabo de leer) y por considerarme inteligente, jajaja.
      Yo estoy precisamente viendo, en Movistar+, una serie española, El embarcadero, que también trata de este tema. Me resistía a verla, pues temía que fuera un folletín, pero me ha sorprendido agradablemente, puea trata muy a fondo esta circunstancia en clave dramática.
      Otro beso.

      Eliminar
    3. ¡Gracias! Localizaré la serie que me dices.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Tiene muy buena pinta, me gusta mucho el cine francés, no descarto verla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta el cine francés, a por ella.
      Un beso, Mamen.

      Eliminar
  8. Llevo sin ir al cine ni se sabe , de todas formas me parece interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la vi en casa, tocaya. Al cine voy de uvas a peras :-)
      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  9. Interesante propuesta, aunque a mi el cine francés... A esa pregunta final me remitiría a aquel clásico: El corazón responde a razones que la razón no entiende. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus gustos, David; lo importante es compartir impresiones. Ni el corazón entiende de razones ni la razón de sentimientos, así que...apañémonos como podamos ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Es raro que un hombre tenga que decidirse entre dos mujeres... Lo común es que sea la mujer la que se vea expuesta ante esas disyuntivas, ya que es ella la que tiene más pretendientes.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es la peculiaridad que tiene esta trama. Y también me llamó la atención que un hombre pueda quedar tan prendado de una mujer en tan poco tiempo.
      Muchas gracias, Julio D. por tu observación.
      Un beso

      Eliminar
  11. Pues ni la temática ni la pregunta que subyace en la película (eso de elegir a una persona o a otra para amarla) me atraen mucho.
    Los triángulos o los pentagramas no son lo mío.
    Buena reseña, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que a nadie le gusten los triángulos (al menos a mí tampoco), otra cosa es la temática y ahí sí que sobre gustos poco se puede decir.
      ¡Gracias por halagar mi reseña, compi!
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola guapa!
    El cine francés nunca ha sido mi fuerte, sin embargo tu reseña no deja indiferente. Lo explicas de tal manera que me dan ganas de verla. Esos amores... pocas veces se sabe si se ha elegido correctamente y más cuando hay otros asuntos por medio o el amor no es puro.

    Te quedó genial, Chelo.
    Un besito, y buen fin de semana.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón: cuando el amor no es puro...Este es el auténtico problema.
      Agradezco infinito tu comentario y me alegra mucho haberte provocado ganas de verla.
      ¡Un abrazo y hasta pronto, pretty!

      Eliminar
  13. Holitas, Chelo :)

    A priori la película me parece muy interesante, será porque siempre me han llamado la atención esas situaciones emocionales complejas que ponen a prueba a los seres humanos. He visto poco cine francés, casi siempre por recomendación tuya, y procuraré ver también esta cinta :))

    Al hacer tu pregunta se me ha ocurrido otra: ¿por qué debemos querer a una sola persona? Para contestar, o intentarlo al menos, podríamos invertir litros de tinta y algunos meses jajajaja.

    Un beso grande, guapa. Es un gusto estar de nuevo en tu casa :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, cómo echaba de menos tus comentarios, Julita. Sí, a mí me sucede lo mismo. Me llaman la atención todo tipo de relaciones, porque, haberlas las hay muy complicadas y cada persona, según sus códigos éticos y valores, las lleva como quiere o puede o sabe.
      Tu pregunta es requetedifícil y no creas que no me la he planteado en alguna ocasión. Además la has formulado de manera muy inteligente: no has hecho la típica pregunta de si se puede querer a más de una persona sino el porqué debemos querer a una sola. Qué listuca eres ;-)

      Un besote enorme y gracias por adelantarte a mi visita a tu casa, tal y como te dije.

      Eliminar
  14. El cine francés no es de mis preferidos, pero siguiendo tu buen criterio, iontentaré verla.
    Saludos y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me subes el ego, Julia, diciendo que te fías de mi criterio.
      Mil gracias por asomarte por aquí.
      Te mando un abrazo y un guiño cómplice ;-)

      Eliminar
  15. Hola.
    Hace unos meses(en junio) hice un post sobre esta peli. La vi en su momento y es una peli rara, muy francesa, con egoísmo, ambiente opresivo y muchos altibajos sentimentales. Me ha encantado leer la reseña porque estaba empezando a pensar que solo la conocía yo, jejejeje, nadie en los comentarios la había visto.
    Muy feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gema! Pues lo mismo me sucede a mí ahora. Me alegra que, al menos, tú la hayas visto.
      Al contrario también que a muchas personas, a mí sí me suele gustar el cine francés, aunque sea raro ;-)
      Un beso y muchas gracias por venir

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥