lunes, 29 de enero de 2018

Cuestión de números.

Maruja iba a perder el tren si esperaba a que fermentara la masa que había preparado con esmero para hacer los panecillos de San Martín de Porres. Se acercaba la festividad de este santo y se había comprometido con las monjas Dominicas a las que, altruistamente, ayudaba desde que se produjo aquella iconoclasia en algunas imágenes de su Iglesia.

Las pobres vivían atemorizadas y Maruja bien que lo sentía, pero ese día se había comprometido con su hija Marga en ir a su casa para cuidar de su nieta ya que le tocaba trabajar de enfermera en el turno de noche. Desde que Marga se separó necesitaba que le echara una mano con la pequeña.

Pensó que lo ideal sería dejarle una notita a Marcial, su marido, sugiriéndole que cuando llegara a casa después de trabajar, dado que la pasta ya estaría lista, hiciera con ella unos cien panecitos, los colocara en una bandeja y metiera ésta en el horno; que los dejara cocer durante 45 minutos a una temperatura de ciento ochenta grados y que, después, sacara la bandeja del horno, pudiendo ya dar por finalizada la tarea.

Marcial cuando llegó vio la nota y, con su mejor voluntad, se aseó un poco y se puso manos a la obra haciendo cuarenta y cinco panecitos, cociéndolos durante 180 minutos a una temperatura de cien grados.

Cuando Maruja volvió a casa la mañana siguiente, después de que su hija regresara de trabajar toda la noche, notó que olía a quemado mientras subía las escaleras y, a medida que se iba acercando a su vivienda, el olor se iba haciendo más insoportable.

Abrió la puerta de casa con sumo cuidado y, de puntillas, se fue acercando a la cocina. Intuía que Marcial aún estaría acostado pero ella no iba con cautela por no despertarle, sino porque se temía lo peor.

Se quedó de pasta (pero esta vez de boniato) cuando vio la cocina, el horno, la bandeja....y lo que se suponía que eran los panecillos.




335 PALABRAS

*Presentado a concurso en la Comunidad Relatos Compulsivos, teniendo que usar las palabras:
tren, fermentar e iconoclasia. Máximo 350 palabras (obtuve la 6º posición de 15).
 

62 comentarios:

  1. Es que hay que tener mucho cuidado con los números y las recetas de cocina. Hay que asegurarse de haber leído bien y aplicar cada cantidad a cada concepto. Ja, ja. A mí me ha pasado confundir la cantidad de harina con la de azúcar, aunque eso es menos complicado.
    muy buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cocina los números son importantísimos, y ya no te digo la memoria. Una vez dejé un cazo de agua en la vitro para hacerme una simple infusión, y me puse a hablar por teléfono......¿una hora?. Cómo estaba el cazo luego mejor no contarlo.

      No creo que tú te confundas mucho, Rosa, que me consta que eres buena cocinera.

      Gracias por tus palabras, amiga.

      Un besazo y acaba de recuperarte de esa fuerte gripe.

      Eliminar
  2. Hola Chelo, no se porqué ya me imaginaba que los panes no iban a salir bien horneados jeje si es que no se puede confiar en alguien que no pisa con frecuencia la cocina, debería ser tan visitada y manipulada como el cuarto de baño, así si saldrían las cuentas; vamos con la mano en... "la masa". Lo de meter la iconoclasia, jeje hay que tener imaginación. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres una persona muy intuitiva, Eme. El pobre Marcial metió las manos en la masa, pero lo que pasó luego...pues ya se le fue de las manos, valga la redundancia.

      Efectivamente, no me digas que la palabrita "iconoclasia" no se las traía...

      Un beso muy fuerte y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Hola! Hay cosas que es mejor no dejar en manos no expertas, jeje! Gran relato!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no sé cómo a Maruja se le ocurrió dejarle esa notita a Marcial para que se ocupara de ello ;-)

      Gracias, y un besazo.

      Eliminar
  4. Qué imaginaciøn. Un n beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees, Susana? Gracias pero me falta muchaaa, creo yo.

      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Bien! 6ta posiciop de 151no estae nada mal. Pobre Marcial se enredóeun poco, pero buena voluntad tuvo y ¡eso es lo que cuenta!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, a veces la intención es lo que cuenta aunque las consecuencias sean lamentables.

      ¡Gracias por tus ánimos, Myriam! Me dejas muy contenta.

      Besos, solete.

      Eliminar
    2. ¿se nota que el mensaje te lo puse desde el móvil?
      Madre mía, ¡Cuántos errores de tipeo, menos mal que me entiendes igual!

      Más besos, Chelo

      Eliminar
    3. Tranquila Myriam, te entendí perfectamente, no como el pobre Marcial ;-)
      Muchos besos y gracias por volver.

      Eliminar
  6. jajaj es que pobre hombre, vio mal los números, ay señor.
    Esta muy bien el relato, felicidades Chelo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho gracia, Tere, con ese "ay señor". Eso diría la pobre Maruja al ver todo el desaguisado.
      Gracias, ¡un beso!

      Eliminar
  7. Ja, ja, ja... Divertido relato en el que nos demuestras que la repostería es una cuestión de matemáticas... pero en ocasiones los hombres no acostumbrados a la cocina parece que tenemos dislexia. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también las mujeres, David. En cocina los números son fundamentales para todo, ¡hasta para calentarse un simple vaso de leche en el microondas!

      Muchas gracias por tu comentario, ¡un beso!

      Eliminar
  8. Aiixx guapaa!! Este mediodía había escrito un comentario pero no está, creo que es mi móvil, que hace cosas raras últimamente. Bueno, vamos a lo importante, me ha encantado el relato, pobre Marcial!! Él lo ha hecho lo mejor que ha podido, pero siempre hay que fijarse bien en los números y cantidades. Yo no soy la mejor cocinera del mundo así que sé que la cocina puede ser una obra maestra o una chapuza enorme jajaja
    Un besote guapa, me ha gustado mucho :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será cosa de la técnica, María, que no apareciera tu anterior comentario. Muchas gracias por volver, cielo.

      Pues sí, el hombre puso voluntad, pero mejor hubiera sido que pusiera concentración o más atención.
      Y tienes razón: o te sale una obra maestra o una enorme chapuza, ¡buenísima apreciación!

      ¡Un beso!

      Eliminar
  9. Con la buena voluntad a veces no basta, también un poquito de interés y atención vendrían bien, se evitarían muchos accidentes caseros.
    Estás desatada con tu vena escritora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto precisamente le decía a María, que más le hubiera valido esa atención. Leería la notita y lo haría al "tuntún", como si lo viera...

      ¿Que estoy desatada escribiendo? No sé, pero me alegra que lo veas así.

      Un beso, Francisco.

      Eliminar
  10. Jajaja pobre Marcial, la nota sola no era suficiente y menos mal que llegó la cocinera porque el hombre seguía durmiendo tranquilamente, ¿qué no tenía olfato?
    Vaya palabreja Chelo esa icononoclasia tiene tela.
    Petons reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué risa me ha hecho tu pregunta sobre si el pobre Marcial no tenía olfato. Yo diría que se acostó tan pancho, diciéndose a sí mismo "misión cumplida", y hasta roncaría si me apuras.

      Verdaderamente me costó encontrar la ubicación de la palabra "iconoclasia". I això va eixir ;-)

      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  11. Si la cosa no fue a mayores no deja de tener su gracia, un relata ameno y entretenido con la moraleja de que se puede tener muy buena voluntad pero no es suficiente. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Ester. Aquí no vale eso de "la intención es lo que cuenta".
      Muchas gracias por considerarlo ameno y con moraleja.

      Un sinnúmero de besos para ti.

      Eliminar
  12. Felicidades por ese sexto puesto Chelo. Por el lío de números pudo armarse una más gorda aún si no llega Maruja.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus ánimos, Conchi. El sexto puesto no es nada del otro mundo pero otras veces ha sido mucho peor ;-)

      Si no llega Maruja no quiero ni imaginar el desastre.

      ¡Besos, linda!.

      Eliminar
  13. ¡Ojalá te den el premio y sirva para concienciar a los maridos en las tareas de la casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus deseos, Tracy, pero ya hubo una merecida ganadora en el concurso.
      No está nada mal lo que dices de concienciar a los maridos en las cosas de la cocina, aunque cada vez son más los que se implican.
      Un besooo

      Eliminar
  14. Nada, el que es un negado para la cocina ni con la receta por escrito se aclara. ¡Menudo desastre! Y suerte que la casa no salió ardiendo, con panecillos incluidos jajajjaa.

    Un micro muy divertido, Chelo. Era difícil encajar las tres palabras, pero tú te has dado muy buena maña. Enhorabuena por esa digna sexta posición :)

    ¡Un beso grande de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si leyendo la receta Marcial montó tal "pollo", imagina con una lista de la compra o algo más complicadillo que tuviera a bien encargarle Maruja ;-)

      Me alegra que te haya parecido divertido, Julia. Era complicado encajar las palabras pero te confieso un secreto: hay en mi pueblo unas monjas de clausura, las Dominicas, que tienen en su iglesia a ese santo y recordé que cuando llegaba su gran día repartían panecillos bendecidos. Eso inspiró mi relato.

      Gracias por tus palabras siempre tan amables, solete.

      ¡Un beso enorme ya de miércoles!

      Eliminar
  15. Jajaja, como dice mi hermana a veces es mejor hacerlo que mandarlo, y en este caso así ha sido.
    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu hermana tiene más razón que el santo del relato, Gema.

      Gracias por tus palabras y por tus risas.
      Un beso

      Eliminar
  16. Has sabido emplear muy bien esas tres palabras en una historia de lo más simpática. Creo que Maruja poco conocía la falta de destreza de su marido, de lo contrario no le hubiera encargado algo tan delicado. De todos modos, hay que ser muy negado para no saber seguir al pie de la letra las indicaciones de su mujer, jeje. O quizá no se puso las gafas para leer la nota, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus animosas palabras, Josep Mª.

      Maruja fue muy ingenua pensando que Marcial seguiría las indicaciones al pie de la letra. Seguro que no le vuelve a encargar nada y menos que contenga números porque vaya si le bailaron (-diría yo que incluso llevando las gafas puestas-).

      Un abrazo

      Eliminar
  17. En este caso el orden de los factores sí altera el producto. Una alteración que casi le quema la casa.
    Buen relato, y buena posición, escalando puestos hacia al podium.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy eso es decir mucho, compi (-lo de escalar hacia el podium-).

      Y, por supuesto, tienes razón. En la cocina, como en otros muchos sitios, hay que seguir estrictamente el orden, las cantidades, los tiempos, las temperaturas...¡Demasiado para Marcial que solo pensaba en irse a dormir! ;-)

      Un beso muy fuerte y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  18. Un relato muy gracioso, mira que tiene sueño profundo Marcial que ni se entera que se le quema la casa...si es que no estamos a lo que tenemos que estar.
    Me ha gustado mucho Chelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si es que no estamos a lo que hay que estar, qué bien lo has dicho, Mer.
      Está visto que Marcial, ni olfato ni oído ya que duerme a pierna suelta. Y de la vista...mejor no digo nada.

      Gracias por tu comentario, linda.

      Un beso.

      Eliminar
  19. Ahora con internet es más fácil salir de dudas, pero antes... ¿Cuánta agua? Llenaré la olla ¿Cuánto arroz? ¿1 taza por persona? ¿pongo extra como en el té? ¿Cuánto tiempo? ¿hasta que absorba toda el agua? En fin, imagínate el resultado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué te voy a contar...Aquí una servidora coleccionaba recetas (tendré miles y miles pues recortaba y guardaba todas las que veía en una carpeta de anillas). Ahora a golpe de clic en internet se encuentra, como bien dices, cualquier cosa en cuestión de segundos.

      Gracias por tu aportación tan práctica ;-)

      ¡Un beso, SOLete!

      Eliminar
  20. Una entrada simpática y con mucha chispa.
    Enhorabuena por el sexto puesto. Conseguirás tus sueños!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que ascienda mucho más en los puestos, Mari Carmen, pero agradezco tu confianza en mí así como las amables palabras de tu comentario.

      Un beso

      Eliminar
  21. Veo que hay gente más torpe que con las matemáticas y la cocina jaja pobre Marcial. Menos mal que la casa no salió ardiendo. Una entrada muy original, Chelo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Erika! Sí, hay personas que con solo ver números se marean. Y si encima hablamos de cocinar, ya ni te cuento... Marcial es uno de ellos, ¡menos mal que llegó Maruja!

      Me alegra que lo consideres original.

      Un beso enorme

      Eliminar
  22. Pobre hombre que se hizo un lío. Muy ocurrente, Chelo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pobrecito Marcial, ¿no?. Lo estamos poniendo fino y él hizo el trabajo (solo que rematadamente mal).

      Gracias por tu comentario, Ángeles.
      Un beso

      Eliminar
  23. ¡Con lo aseado que es Marcial!! Buena voluntad no le falta.. pero los números no son lo suyo..ni la cocina!! jajaja Muy bueno Chelo, me ha encantado, me he imaginado la escena y no he podido dejar escapar una sonrisa, mira que somos malas.
    Un abrazo grande Chelo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos malas malísimas, Xus, porque mira que nos gusta comentar el fallo garrafal que cometió Marcial confundiendo tiempo, cantidad de panecillos, etc etc.

      A mí me ha sacado una sonrisa tu comentario porque a aseado no le ganan.

      Gracias por tus palabras y tu deseo. Lo mismo te digo.

      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  24. Desde luego, hay cosas que no se pueden dejar a manos de los maridos, que la lían parda jaja.
    Un abrazo Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es bueno generalizar pero tienes razón, Sofía. Y lo malo es que cuando algunos la lían es a lo grande, como en este caso que casi arde en llamas la cocina o la casa entera.

      Gracias por venir, ¡un besazo!

      Eliminar
  25. Maruja conociera a mi papá, le hubiera pedido el favor a él ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que tu papá lo hubiera hecho cien veces mejor, ¡lástima! ;-)

      Gracias por tu simpàtico comentario, Julio D.

      Un beso

      Eliminar
  26. Que conste que Marcial estuvo bárbaro, desde luego, porque quien se encuentre con semejante notita dirá: como no los hagas tú, guapa... jajaja. Bromas aparte, enhorabuena por el puesto en el concurso, Chelo. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracia me has hecho, Eva. Pues tienes razón, la notita se las traía, por eso debió poner más atención.

      Muchas gracias por tu visita y comentario, ¡un besazo!

      Eliminar
  27. Si es que la van liando y mira lo que pasa
    jaja
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los números no eran lo suyo, Kristalle. Lo que no sé es cómo a Maruja se le ocurrió dejarle semejante tarea.

      Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  28. Jajajaj sabemos que los chicos no son muy cuidadosos, con mas razon si son con las cosas de la cocina jajaja :)
    Me encanto Chelo
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si encima dejamos notitas por escrito del estilo de la de Maruja, apaga y vámonos (nunca mejor dicho).

      Gracias, Jely, por tu comentario.

      Un besazo

      Eliminar
  29. Pero es que a las matemáticas les encanta complicarnos la existencia!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mates están en todas partes. En la cocina los tiempos y los grados son fundamentales, ¡qué le vamos a hacer!

      Un beso y gracias por venir, Soñadora.

      Eliminar
  30. Hola, Chelo
    Me ha encantado, el relato es muy entretenido.
    Marcial si que no pega una, pero se le debe dar el crédito de que: al menos trato, aunque al final haya terminado en desastre! Un placer leerte, y suerte en el concurso.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yessy! Me alegra mucho que te haya resultado entretenido.
      Dicen que la intención es lo que cuenta, y Marcial la tenía, pero hace falta también concentración para no cometer errores que, en la cocina, suelen ser nefastos.

      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥