miércoles, 12 de octubre de 2016

Bastaron tres palabras

-"¿Cargadito como siempre?", preguntaba Elena mientras le preparaba un colacao a Adrián antes de coger fuerzas.

Se habían citado a las diez en lo que, en su día, fue su domicilio conyugal. Tocaba ser prácticos y repartirse los enseres ya que, tras dos años de separación y habiendo liquidado sus cuentas, regalado sus miserias y vendido su lástima, no tenía sentido que permanecieran aún allí

Pero como Elena nunca comprendió la verdadera causa de la ruptura, mientras miraba a Adrián (que yacía inerte sobre el blanco suelo de la cocina), vaciaba el bote en el que había echado arsénico, pensando que, al menos, no tendría que oír nunca más lo de que entre ellos "nunca hubo química".

75 comentarios:

  1. ¿Y que te cuento? la sarten sobre la mesa del reparto tambien podría haberle sido útil, ahora no se de parte de cual de los dos ponerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás igual que yo, Ester, porque no sé qué tres palabras desencadenaron el trágico final, si las de él o las de ella...
      Aunque, pensándolo bien, un sartenazo tampoco hubiera estado mal (vaya ideas que me das) ;-)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Muy bueno el humor negro del relato. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han alegrado mucho tus palabras, Isabel, ¡gracias! ¿será que se me 'pegó' algo del humor londinense? perhaps...
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Hola! Me ha gustado mucho, gracias por compartirlo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario, Bea, ¡qué bien!
      Un beso

      Eliminar
  4. Me sorprendiste con esta entrada. No me esperaba un microrrelato y menos con ese final macabro. Te felicito, Chelo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Raúl O.! Que por aquí se aprende mucho, bien lo sabes,¡hasta siniestros finales para los posts!
      Gracias mil por tus palabras y un beso.

      Eliminar
  5. Qué bueno Chelo, me has recordado la obra de teatro que tenemos en cartelera ahora "Las mujeres lo prefieren pachuchos" la susodicha lo va envenenando poco a poco, claro al final se le va de las manos (el veneno, claro, y el marido por supuesto detrás) pero creo que Elena entra al trapo sin remilgos. Y tanto que hay "química". Breve pero intenso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, oye Eme, esa obra de teatro tiene que estar pero que muy requetebién (no porque se cargue al marido, claro, sino por el humor que le presupongo).
      A Elena, mi protagonista, no es que se le vaya la mano, es que lo tenía tan clarito que no le tembló ni el pulso.

      ¡Muchas gracias por tu comentario, perla! Un abrazo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Me halaga que así lo veas, Mamen, tú que escribes tantos.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  7. La vengativa Elena, como no hubo química, le dio a beber.
    Relato de muerte súbita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena le sirvió la venganza en vaso. Con un no, gracias el pobre Adrián se hubiera salvado de esa súbita muerte ;-)
      Un beso, Sara, ¡gracias por tu comentario!

      Eliminar
  8. Supongo que el arsénico en el cuerpo de Adrián provocó algún tipo de química, je, je, je.
    Byen relato de humor negro, Chelo. Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bruno, bienvenido a mi blog.

      Así es, Elena le hizo beber tanta química como cantidad de veces escuchó que no la había entre ellos.
      Me viene a la mente, a propósito de esto, la frase "Procura que tus palabras sean dulces y suaves por si algun día tienes que tragártelas" ;-)

      Gracias por tus palabras y por tu deseo, te visito en breve.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. Jajaja. Muy bueno! Y me ha encantado especialmente lo de regalar sus miseria y vender su lástima. Un buen recurso poético dentro de la tragedia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha encantado tu apreciación, Josep Mª.
      Desafortunadamente, es lo que veo que hacen muchas parejas llegado el momento de tirarse los trastos a la cabeza.
      ¡Muchas gracias, y otro abrazo para ti!

      Eliminar
    2. Está claro, Josep Mª, me refería a lo de regalar miserias y vender lástima, noooo a lo de envenenarse. Esto no lo ví jamás.

      Eliminar
  10. jaja CHELO, sin duda una manera muy contundente de asegurarse que por una vez la química no le iba a fallar y les iba a unir para siempre... eso sí, en realidades diferentes ...

    Fantástico este microrelato, lo has hilado perfecto y además despista de principio fin. ¡¡Enhorabuena artiZta!


    Muchos besos y que el otoño nos siga sirviendo Cola Caos calentitos ...
    ...Sin arsénico ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que se aseguró Elena de que iba a funcionar 'esta' química.
      Ahora tengamos cuidadín con los colacaos, con lo ricos que son ;-)

      ¡Mil gracias por tu comentario, María! eres un primor

      Eliminar
  11. Chelo,
    Si que es peligroso eso de la química.

    Felicidades por este micro "cargadito" de humor negro.
    Consigues transmitir en pocas líneas toda una historia y algunas de la frases son muy acertadas aunque, para mi, tristes como ese regalar su miseria y vender su lástima que también destaca Josep Ma.

    Bien contado.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga mucho que alguien que escribe tan bien como tú, diga eso, ¡mil gracias!

      Y es cierto que lo que subyace en la historia es una buena dosis acumulada de rencor por parte de ella.

      ¡Otro beso para ti, Conxita!

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. ¡Gracias, Anabel, por tus risas!
      Besos

      Eliminar
  13. Me has sorprendido gratamente con este pequeño relato cuajadito de ironía y morbo por parte de la protagonista.
    ¡Que bueno que te hayas lanzado a escribir para el concurso!
    Te quedó estupendo.
    Suerte Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno, sorprenderte a ti, amigo! Me dio la idea del concurso una querida amiga común y ahí me tienes, sin ninguna pretensión pero sí con ganas de participar.
      Y no sabes bien cómo valoro tus palabras, ¡muchísimas gracias y un beso muy fuerte, Francisco!

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Claro, lo normal (¿o no?) era esperar que hicieran las 'paces', no que uno liquidara al otro por la vía rápida ;-)
      ¡Gracias, Tracy! un beso

      Eliminar
  15. Hola Chelo,regreso al blog tras 4 meses de ausencia por mi delicada salud y como me ha dado un cierto respiro me he animado en visitaros.
    Me ha gustado ese final insospechado, pensé que al final se arreglaría su situación.
    Te dejo un beso de ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Sor Cecilia, es que Ud. es muy buena y pensó en un final feliz. Siento haberla decepcionado ;-)
      Me alegra mucho que me visite pero más aún que se encuentre mejor, ¡ojalá consiga remontar definitivamente!
      Le mando un beso muy fuerte y mis mejores deseos.

      Eliminar
  16. ¡¡Chelo, no conocía tu faceta de relato negro!!. Me encanta. Cultívalo y danos más por favor...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haberte sorprendido a ti es una de las cosas que más ilusión me ha hecho, amiga.
      Muchas gracias por tus ánimos y entusiasmo, ¡un beso muy fuerte!

      Eliminar
  17. Muy bueno, querida amiga Chelo, economizando palabras y con el mensaje muy claro. La fina ironía de este humor negro queda bien narrada y por supuesto el arsénico como el mejor verdugo para "liquidar" cuentas basándose precisamente en "la química de los sentimientos".

    Lo disfruté mucho. Espero que tengas mucha suerte en el concurso.

    Abrazos y un montón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena esa asociación tuya de "liquidar cuentas (y no precisamente "corrientes") a base de veneno y aplicar la química a los sentimientos.
      Si bien es un placer leer tu blog, también lo es siempre leer tus comentarios, querida Estrella. Te agradezco infinitamente la suerte que me deseas y te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Un ColaCao con arsénico es lo mejor para reponer fuerzas, para quién lo prepara, para el que se lo toma es pura química mortal.
    Un micro de humor negro macabramente divertido.
    Saludos, Chelo. Suerte en el cocurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ella, desde luego, le iba a venir bien reponer fuerzas si luego tenía que "cargar con el muerto" (y nunca mejor dicho).
      Agradezco mucho tu comentario, Edgar; eres muy bienvenido a mi blog.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  19. Pesadito el colacao, ja,ja. Muy ingenioso, Chelo: me has sorprendido con tus dotes narrativas, y me he divertido al llegar al desenlace. Enhorabuena por ese micro!!!

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesadito (y pasadito) el colacao, Fer ;-)
      Eres muy generosa, no sabría yo si llamarlo "dotes narrativas", pero te agradezco muchísimo tu comentario que me deja la mar de ancha.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  20. jeje muy bueno Chelo, para que más si con tres palabras queda todo 'liquidado', ;)
    Mucha suerte!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso eso, ¿para qué más rodeos? no hay nada como ir al grano...o al Colacao ;-)
      ¡Bienvenida, Irene! Te mando un beso y te doy las gracias por tu deseo.

      Eliminar
  21. Buen final. Enhora buena.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que así lo veas, Caty, ¡muchas gracias!
      Un beso para ti.

      Eliminar
  22. Hola!!
    jajaja muy bueno!
    La verdad que me gustó mucho, no me lo esperaba :)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo, Gaby! Qué alegría que vuelvas con esas risas, mil gracias y un beso.

      Eliminar
  23. Un ruptura dulce y radical. Un micro lleno de 'química'. Está bien probar todos los frentes que la literatura nos ofrece. Un beso, Chelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no lo podías haber dicho, por un lado lo de ruptura dulce y radical, y por otro lo de "probar" otros frentes, ¡genial, Ángeles!
      La verdad es que, siendo dueñ@s y señor@s de estos espacios nuestros, solo hacen falta ganas y atrevimiento.
      ¡Un abrazo, tinerfeña!

      Eliminar
  24. Chica, qué capacidad de síntesis. Muy pocas palabras pero llenas del mensaje que quieres transmitir.
    Estás que te sales, compañera.
    Ánimo y sigue así.
    Felicidades.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ánimos como el tuyo me tiro hasta desde un puente, jajaja.
      He usado tan pocas palabras porque no había mucho más que transmitir con las letras. El énfasis hay que ponerlo en la intención (y, sobre todo, premeditación) de la chica.

      Por otra parte, ya sabes que precisamente "síntesis" no es lo que uso/usamos de viva voz (aquí un guiño cómplice).

      Un besazo, compi mía, y muchas gracias por todo, ¡hasta por darme la idea del concurso!

      Eliminar
  25. Un relato bien expresado y cargado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, cargado de Colacao pero también de venganza y alevosía por parte de la protagonista.
      ¡Gracias por tus palabras, Ilesin! Un abrazo

      Eliminar
  26. Ay amiga, es que el amor es cosa de ciencia. Química, física, mates y si te sobra hueco en la mollera un poco de filosofía. Y entonces, si además has invertido en un buen colchón, solo entonces igual la cosa fluye para siempre, en dirección al banquete con perdices. Perdices que, por otra parte, a mí siempre me supieron a truenos. ¿No podían ser felices y comer cordero asado? ¿Tenían que ser perdices?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también es cosa de la Ciencias Naturales y de las Sociales, y de la Religión si nos ponemos...
      Tú te has ido al fondo de la cuestión y percibo que con un velado escepticismo respecto al amor.
      ¿Y por qué lo de ser felices y comer perdices y no otra cosa? He indagado por ser tú, Holden, ;-) y te diré que la la expresión no es así solo porque rime, sino también porque hubo una época en la que la perdiz era un manjar caro que solamente podían permitirse las gentes de más alta cuna.

      ¡Gracias por tu comentario!
      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
  27. Usando un químico para que nunca se diga que entre ellos no hubo química... Qué literal es Elena, y qué perversilla eres tú, Chelo jeje

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo, te equivocas Julio D., la perversa es Elena y la "literal" (-la que escribe lo que ella pensaba-) soy yo ;-)
      Gracias por comentar, ¡un beso!

      Eliminar
  28. Que buen micro relato, felicidades y te ánimo a que escribas más. Ese final es fantástico. un beso. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué requeteamable eres siempre, Tere, ¡muchas gracias por tus palabras y por tus ánimos!
      Un besazo y feliz tarde

      Eliminar
  29. Me ha encantado el relato. Es lo primero que leo de tu autoría y me parece excelente.
    Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mirna! Bienvenida a mi blog.
      No suelo escribir ficción, así que me saben a gloria tus palabras, muchas gracias por ellas y por tu deseo.
      Un beso

      Eliminar
  30. Y ..es que ... Somos química , incluso cuando las letras nos amarran al día a día

    Mi abrazo de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien empleado ese "incluso", AtHeNeA, ¡gracias por tu comentario!
      Un beso

      Eliminar
  31. Gran relato Chelo! Me ha encantado y se me ha escapado alguna risita. Es conciso y repleto de cierto regusto a humor ácido, pero del bueno. Un abrazo y mucha suerte en el concurso! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido a mi blog, Ramón! Tus palabras y esa risita de la que hablas, hacen que me sienta muy pero que muy halagada.
      Gracias por ello y por la suerte que me deseas, ¡otro abrazo para ti!

      Eliminar
  32. Buen microrrelato con final sorpresa, como mandan los cánones. Se pasó con la química, jaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido muy obvio que se "arreglaran" entre ellos las cosas, ¿no crees, Gerardo?
      Ahora bien, tampoco hacía falta meterle la química en vena ;-)
      Gracias por venir y por lo dicho, ¡un beso!

      Eliminar
  33. ¡Menudo micro, Chelo! Pocas palabras y un argumento que remueve muchos sentimientos por dentro. Parece que él no fue el compañero ideal, pero no sé si merecía la muerte. En cualquier caso lo bueno es que se trata de literatura y en nuestros escritos podemos hacer lo que queramos sin riesgo de cometer ningún delito :))

    Me has impresionado, nunca te había leído nada de este estilo, un texto lleno de fuerza. Me ha gustado mucho, por lo bien escrito y porque me encantan las sorpresas.

    ¡Muchos besitos de finde, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia! Me alegra mucho verte ;-)
      Ciertamente no eran la pareja ideal por la falta de esa química que para él era importante y cuya omisión se encargó ella de subsanar por la vía rápida.
      Yo estoy contigo en que no merecía morir pero, como dices, en la ficción podemos hacer impunemente lo que queramos con los personajes salidos de nuestra pluma, y tú que eres una gran escritora, bien sabes lo divertido que resulta ;-)

      Me ha encantado sorprenderte, pero más que te haya gustado el micro ya que no es el campo en el que mejor me desenvuelvo.

      ¡Un abrazo gigante y feliz tarde de domingo!

      Eliminar
  34. hola, con las palabras adecuadas se puede avanzar y alcanzar muchas cosas.
    fELIZ DIA!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Poseidón! hay palabras con las que sí se puede avanzar y hay otras que, como a la protagonista del relato, hieren más que un puñal.
      Gracias por tu visita, ¡un beso!

      Eliminar
  35. Bueno, aquí estoy. De repente me he acordado de tu blog y aprovechando que tengo wifi me he puesto a la tarea de escribirte desde unas tierras maravillosas.
    Te cuento, estoy leyendo un libro que me ha prestado otro viajero . Se trata de: Un monstruo viene a verme de Patrick Ness. A la vuelta solo quedará ver la peli. Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por acordarte y escribir desde tierras argentinas. Sabía de la existencia del libro por mi compi "alalimonera", y la peli, pues sí, habrá que verla.
      Diviértete mucho.
      Besos
      Pd:¿Cómo puedes leer en los viajes? ;-)

      Eliminar
  36. Hola Chelo! Me quedé gratamente sorprendida de leer tu estilo narrativo, contar la historia de una ruptura en tan pocas líneas, y además con gracia y humor.

    Buena química jaja. Me alegro de haber entrado a leerte, me hiciste sonreír.

    Te deseo un estupendo fin de semana.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte sorprendido. No suelo inventar historias, tan solo alguna de vez en cuando.
      La protagonista pensó que, si no era por las buenas, sería por las malas, como si lo que llamamos "química" fuese algo fácil de tener o adquirir.

      Yo también te deseo muy buen domingo, Mila, y te mando un beso enorme.

      Eliminar
  37. Corto, pero intenso. Muy bueno
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras, MªJesús, ¡me encanta verte por aquí!
      Besos

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥